Farley Granger y los personajes problemáticos

Pareciera como que Farley Granger hubiese nacido para interpretar a jóvenes sensibles pero atormentados; por lo tanto, se ajusta perfectamente a su personaje de Philip en «La soga». Y aunque ésta era sólo su tercera película, ya estaba recibiendo elogios de la crítica y fama con el público.

Su trabajo como el muy impresionable pianista que se ve envuelto en un asesinato con un compañero de escuela sólo por experimentar la excitación intelectual que puede haber en ello, le valió que el Libro del Año de la Enciclopedia Británica le nombrase como a uno de los tres actores jóvenes más promisorios de 1949 (los otros dos eran Montgomery Clift y Richard Basehart). El sueño de Granger se estaba haciendo realidad: Iba a ser una estrella. Nació en 1925 en San José, California, y fue descubierto por Samuel Goldwyn en una producción de Los Angeles Community Theater mientras aún estudiaba en la North Hollywood High School.

Muy pronto firmó un contrato por siete años. Hizo su debut en cine a los dieciocho años interpretando a un joven ruso en la obra de Lillian Hellman «The North Star», una película de propaganda bélica sobre la resistencia de la Unión Soviética a la ocupación nazi. Luego apareció en otro film de características similares, «The Purple Heart», como un aviador norteamericano al que los japoneses hacen una corte marcial. Esto antes de ir a la guerra él mismo, alistándose en la Marina en 1944.

Al regresar a Hollywood en 1948, Granger comenzó a trabajar en «La soga», ya ésta le siguió «Enchantrnent». Tras terminar este film, volvió a trabajar para Goldwyn y fue encasillado como un joven confundido o neurótico –pero guapoen una serie de historias melodramáticas. Películas como «They Live by Night», en la cual interpretaba a un chico inocente tratando de escapar a un medio criminal y comenzar una vida más fácil y simple, y en «Edge of Doorn», donde mata a un sacerdote con un crucifijo, todo esto cimentando su imagen de chico–guapo–pero–con–feos–problemas.

Después de una serie de otros films, que incluyen «Our Very Own» y «Side Street», Granger aceptó el difícil personaje de un aristocrático tenista en «Extraños en un tren», de Alfred Hitchcock. Tras la película de Goldwyn «El mundo maravilloso de Hans Christian Andersen» («Hans Christian Anderson»), Granger se liberó del contrato con su descubridor y decidió buscar la madurez lejos de Hollywood.

Sus viajes y experiencias europeos le llevaron a Italia, donde ofreció uno de sus mejores trabajos como el amante traicionado por Alida Valli en «Senso», de Luchino Visconti. Regresó brevemente a Hollywood en 1955 para aparecer junto a Joan Collins y Ray MilIand en «La muchacha del trapecio rojo» («TheGirl in the Red Velvet Swing»), la narración de Richard Fleischer sobre la escandalosa historia de Evelyn Nesbit. Decidido a convertirse en un buen actor de teatro, dejó la pantalla y se fue a vivir a Nueva York. Allí apareció en varias obras de éxito, como «The Heiress», «Advise and Cansent» y «The King and I».

A principios de los setenta regresó a Europa e intentó reestablecerse como estrella de cine en varias producciones británicas («AMan Called Noon»), italianas («Le llamaban Trinidad», «They Call Me Trinity») y francoalemanas («El serpiente », «The serpent»). Sua apariciones en televisión incluyen programas como «Playhouse 90», «The U. S. Steel Hour», «Studio One», «Clímax» y «Kratt Theater». Más recientemente, trabajó en Broadway en «Deathtrap».

Murió el 27 de marzo de 2011.

Copyright de las notas de producción de "La soga" © 1984 Universal Pictures, Universal Classic, Cinema International Corporation. Reservados todos los derechos.

Thesauro Cultural

Hay un momento para echar la vista atrás, recordando las condiciones en que nosotros, la especie Homo sapiens, emprendimos nuestra andadura. Hay un momento para explicar lo que fuimos, en el plano científico y cultural, e imaginar lo que seremos, más pronto que tarde. Tú y yo. Ustedes que nos leen y los que escribimos a este lado de la pantalla. Hay, en fin, un momento para explicar el trabajo de los paleontólogos ‒los historiadores de la vida‒ y sumarlo al de tantos otros investigadores que comprueban cómo la cultura altera nuestro recorrido social y evolutivo. Sabios que rastrean las civilizaciones en que se escindió la humanidad. Expertos que nos hacen partícipes de creencias y costumbres, creaciones artísticas y avances tecnológicos. Entre todos, definen una sutil conexión que que nos mantiene unidos desde hace... ¿cuánto tiempo ya? ¿165.000 años? ¿315.000?

Quién sabe si ese interés por la naturaleza humana, en su increíble diversidad, es lo que te trajo hasta aquí. Ahora ya lo sabes: si nosotros hacemos cada día TheCult.es (Thesauro Cultural), es porque tú sientes esa curiosidad por los retos más desafiantes de la ciencia y la cultura. Quizá acabas de descubrir esta revista, buscando un dato que necesitas para la clase de mañana. O acaso usted ‒a quien le incomoda el tuteo‒ hace mucho que completó sus estudios, y nos sigue fielmente desde que nos asomamos a internet, allá por 2007.

¿Sabe lo que le digo? Queremos observar con usted ‒contigo‒ cada detalle del mundo que nos rodea. Queremos recorrer la historia de la biosfera y explorar las huellas más nobles que hemos dejado en el planeta: nuestra cultura científica, nuestro arte y nuestro legado intelectual.

launicaperfil

Social Profiles

Uso de las cookies

Si continúas con tu navegación sin modificar tus parámetros, aceptas la utilización de cookies o de tecnologías similares para acceder a los contenidos de esta web. Algunas cookies son necesarias para hacer accesible esta página web y su contenido. Otras cookies nos permiten analizar y medir las audiencias y el tráfico de la página web. Para más información, gestionar o modificar los parámetros, haz click aquí

Trestesauros500

  • Kenneth Rexroth, una biografía
    Escrito por
    Kenneth Rexroth, una biografía De Kenneth Rexroth (1905–1982) yo conocía su interés por las culturas china y japonesa y que era una especie de budista de California (que suelen ser los mejores budistas). También sabía que tenía mucha relación…
  • El músico, ese perseguidor
    Escrito por
    El músico, ese perseguidor ¿Es la música un lenguaje? Si lo es, la relación con la escritura está servida. Mejor dicho: cantada. Los especialistas ya han desbrozado el tema. La música, como el lenguaje verbal, posee sintaxis, gramática y,…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

  • "Testigo de cargo" (Billy Wilder, 1957)
    Escrito por
    "Testigo de cargo" (Billy Wilder, 1957) Entre las amigas de mi madre estaba una, Remeditos, que pasó toda su juventud enamorada de Tyrone Power. Suspiraba cada vez que veía su rostro en esos cartelones grandes que colgaban de la calle del…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Los años dorados de Celluloid Records
    Escrito por
    Los años dorados de Celluloid Records Gracias al sello Strut, pudimos escuchar en 2013 el doble recopilatorio que lleva por título Change The Beat: The Celluloid Records Story (1979-1987), una antología que recorre la historia de aquella compañía seminal, dirigida desde…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo