Inagotable Montaigne

La historia de la obra monteñana es ondulante y variable como su pensamiento. Sus ensayos aparecieron en ediciones ampliadas y corregidas por él mismo en 1582 y 1588, tras la primera de 1580.

Se sabe que, a su muerte, en 1592, seguía reelaborándolos. En 1595, Marie de Gournay editó la serie con los detalles y añadidos que conocía por ser, entre otras cosas, su nuera. Esta edición es la que se leyó durante siglos y sirvió de base a sus traducciones, hasta que, entre 1906 y 1933, Fortunat Strowski exhumó un ejemplar que poseía la Biblioteca de Burdeos, datado en 1588 y con notas y correcciones manuscritas del propio Montaigne. Es la edición llamada Municipal y que se juzgó más fiable que la de Gournay, cuyos documentos se han perdido.

No obstante, la Pléiade volvió a ella bajo el cuidado de Jean Balsamo y colaboradores. De modo que tenemos, en cuerpo y corpus, varios textos. Sobre Gournay y teniendo en cuenta otros editores como Pierre Villey, André Tournon y Jean Céard, se basó Bayod para un minucioso trabajo que le debe no sólo su limpia traducción sino las referencias acerca de las diversas ediciones y una disposición en párrafos que facilita la lectura y evita una agobiadora anotación de variantes.

Compagnon, por las suyas, señala en su ensayo liminar que, a las diversas entregas, la historia ha sumado variopintas lecturas. La más corriente estudia sus fuentes y posibles clasificaciones: del estoicismo al epicureísmo pasando por el escepticismo. El rigor de la vida y el derecho/deber humano de gozarla eslabonados por la certeza de verdades que admitimos puedan ser erróneas.

Pensar, como vivir, no es ser –permítaseme el pleonasmo– sino devenir, lo que el amigo Montaigne denomina tránsito. ¿Hacia adónde, si no es la muerte? Hacia sí mismo, el inconstante y metamórfico existir del ser humano que se arraiga en la palabra, en ese ensayo (intento, proyecto, arrimo) de saber. En efecto, para él, tantas veces tachado de relativista, hay, sin embargo, al menos un par de rasgos comunes a todos nosotros: la razón y los signos, al extremo que se pensó, alguna vez, como un primitivo, desnudo y pintado, es decir, en pelota y cubierto de garabatos.

Pascal y Malebranche se sintieron obligados a refutarlo, los republicanos del XIX lo vieron conservador monárquico–legitimista, hasta que a fines del mismo siglo lo recuperaron por escéptico y diletante, para acabar categorizado por los profesores como si fuera un docente de filosofía y no un amante del saber, del que Barthes extrae la hermandad del sabor.

Para Gide, el moralista, su lugar era el Panteón de los Grandes del Mundo, en representación de Francia: un ético laico y liberal, nada más ni menos, si quitamos al liberalismo su reducción actual y grosera a liberismo económico manchesteriano o made in Chicago.

Hace diez minutos se lo asoció a la posmodernidad pero no hay en Montaigne ni la renuncia a la razón ni el nihilismo valorativo y ligero de equipaje que la caracteriza. Si su crítica a lo moderno como sistema y como dogma del poder racionalizado le hace tomar distancia de su tiempo, es porque acepta que ser moderno es siempre mirar críticamente lo que nos enorgullece como conquista, sea de la técnica, la colonización o el recorte de la vida que la razón –la medida– efectúa para producirse.

Pensar, para Montaigne, como aprecia Compagnon, es «discernimiento, escucha y simpatía». Si se atiborró de citas no fue sólo para enseñar a revisar el pasado y entretejer glosas sino para que los clásicos dialogaran entre ellos y participaran en su tertulia. Plutarco y Tasso, Séneca y Erasmo, su amigo La Boétie y Raimundo Sabundio, nos llevan hasta Emerson, Nietzsche, Stefan Zweig y, de nuevo, Gide, tal si todos fueran sus conocidos.

Le pertenecen las Luces de la Ilustración tanto como la dispersión y el fragmentarismo de los románticos. Es capaz de eludir las estanterías de la historia literaria y sus simplificaciones entomológicas. También, la dureza aparentemente definitiva del bronce y el mármol: no cabe en mausoleos ni monumentos. Sin él, tal vez no habría hecho Shakespeare enraizar a Calibán ni volar a Ariel, ni Proust jugar al Yo entre los reflujos de la memoria que hace del magma de la vida una historia y al pasado, una construcción del deseo presente.

Leerlo, releerlo, pulir sus entrelíneas y traducirlo, es una manera de traerlo hasta nuestra tertulia, no dejar que se duerma en el helado silencio de un sepulcro. Tómese un trago, amigo Michel, un cafelito, un mate amargo, y sigamos en la tarea de pegar la oreja y echar hebra y más hebra en la desazón y la alegría de vivir por la palabra, hasta mantener enhiesta nuestra posible y mayor tarea: la libertad.

Copyright del texto © Blas Matamoro. Este artículo fue editado originalmente en ABC. El texto aparece publicado en Thesauro Cultural con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

Uso de las cookies

Si continúas con tu navegación sin modificar tus parámetros, aceptas la utilización de cookies o de tecnologías similares para acceder a los contenidos de esta web. Algunas cookies son necesarias para hacer accesible esta página web y su contenido. Otras cookies nos permiten analizar y medir las audiencias y el tráfico de la página web. Para más información, gestionar o modificar los parámetros, haz click aquí

Trestesauros500

  • Un Vaticano sodomita
    Escrito por
    Un Vaticano sodomita Como de todas las grandes instituciones del poder, de la Iglesia católica siempre se ha sospechado que es una trama de secretismo y corrupción. Al libertinaje sexual de sus sujetos se han consagrado –nunca mejor…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Modelos científicos
    Modelos científicos Hay quien dice que la ciencia no puede explicarse sin matemáticas. Dicho de otra manera, que sólo puede entenderse qué es la ciencia cuando se entiende cómo logra resumir en ecuaciones matemáticas los…

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

  • Crítica: "Vengadores: Endgame" (Anthony y Joe Russo, 2019)
    Escrito por
    Crítica: "Vengadores: Endgame" (Anthony y Joe Russo, 2019) Formulada como un evento comercial con escasos precedentes, esta película logra sus objetivos a base de intuición, sagacidad y sentido del espectáculo. Así, tras once años construyendo un universo, Vengadores: Endgame puede considerarse libre de…
  • Crítica: "La Llorona" (Michael Chaves, 2019)
    Escrito por
    Crítica: "La Llorona" (Michael Chaves, 2019) El “universo cinematográfico compartido” más exitoso después de Marvel, el llamado “universo Warren”, regresa una vez más con una película de presupuesto modesto pero buena acogida entre la chavalería. Marvel/Disney recauda mucho más dinero con…

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Mendelssohn empuña el violonchelo
    Escrito por
    Mendelssohn empuña el violonchelo Un largo e ilustre camino recorre el violonchelo alemán entre Bach y Brahms, un camino que va de la suite a la sonata, cuyo enlace puede ser Boccherini, que amaba ambos géneros y era un…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo