Clint

Había una vez un «galán recio», de buenas pintas, algo cachas, con grandes ojos claros que se creían irresistibles y una actitud de cazador ante el género femenino, como diciéndose: «Ninguna se me escapa y mi mejor glamour es poner cara de amenaza».

Allá él si tal cosa creía. Entre tanto, seguía calándose un sombrero tejano y manejando con certeza rápida el revólver. Se llamaba Clint Eastwood.

Estos chicos no duran mucho. En su caso, era previsible que, al echar chepa y tripa, se quedara sin trabajo. Pero no fue así. Clint, en contra del tópico, halló su mayor fuerza creativa, digamos su juventud como artista, en la madurez y en la vejez. Lo volvió a reafirmar sorprendiéndonos con una de sus obras maestras, Grand Torino.

No la comentaré. Todos la han visto y los especialistas la han juzgado. Diré sólo que me parece una respuesta diferida e inteligentísima a otro clásico suyo, Sin perdón. En ésta narraba una tragedia. Alguien mata con la frialdad amoral propia de lo trágico, como una fuerza de la naturaleza. En Grand Torino, en cambio, y en una de las tradiciones fuertes del cine norteamericano, diseña una alegoría moral. Un antiguo soldado de Corea, un duro de la América profunda, sigue sintiéndose culpable de haber matado a un coreano indefenso, un adolescente como un vecinito suyo, asiático, al que venga de una paliza de sus congéneres, ofreciendo, cristianamente, su vida.

Con ello hace dos actos de justicia. Castiga a los malhechores y se castiga a sí mismo. No hay tragedia, hay drama. El viejo guerrero hace justicia con toda libertad.

Desde luego, hay obras de arte que no se pueden hacer en la juventud. Lo contrario también es verdad. Un ochentón como Clint no puede bailar a Tchaikovsky, pero aquel galán recio de otros tiempos no pudo filmar Grand Torino. Lo tuyo no es la jubileta, Clint.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Este artículo fue publicado previamente en ABC y se reproduce en TheCult.es (Thesauro Cultural) con permiso del autor. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

Más en esta categoría: « El señor Hache Miedos »

Uso de las cookies

Si continúas con tu navegación sin modificar tus parámetros, aceptas la utilización de cookies o de tecnologías similares para acceder a los contenidos de esta web. Algunas cookies son necesarias para hacer accesible esta página web y su contenido. Otras cookies nos permiten analizar y medir las audiencias y el tráfico de la página web. Para más información, gestionar o modificar los parámetros, haz click aquí

Trestesauros500

  • Con Claudio Magris en Buenos Aires
    Escrito por
    Con Claudio Magris en Buenos Aires En 2003, la Feria del Libro de Buenos Aires coincidió con la campaña electoral. Ésta suscitó escaso entusiasmo. La prueba es que apenas hubo actos en espacios abiertos y los candidatos se refugiaron en locales…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Ivan Ilich se muere
    Escrito por
    Ivan Ilich se muere Hace algunos años, cuando daba clase de redacción en un posgrado de biomedicina, para señalar la necesidad de que un profesionista tuviera una cultura amplia, más allá de sus necesidades e intereses técnicos,…

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

  • "Cyrano y D'Artagnan" (Abel Gance, 1962)
    Escrito por
    "Cyrano y D'Artagnan" (Abel Gance, 1962) Cyrano et D'Artagnan supuso la despedida del cine de ese maestro que es Abel Gance. Como su título indica, nos hallamos ante una aventura de capa y espada protagonizada por dos iconos de la cultura literaria francesa.…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • "Anche se" (1962), de Gino Paoli
    Escrito por
    "Anche se" (1962), de Gino Paoli Gino Paoli es quizá el más grande de todos los compositores italianos, autor de clásicos como “Sapore di sale” (1963), de auténticas delicias como “Senza fine” (1961) e “Il cielo en una stanza” (popularizada por Mina…
  • Entre divas y divos
    Escrito por
    Entre divas y divos En 1944, en el filme de Leo McCarey Siguiendo mi camino, Bing Crosby, en su papel de simpático (!) cura, acudía a una vieja amiga, estrella del Metropolitan Opera House, para pedirle ayuda para su…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo