Reivindicación de Dora Maar

Reivindicación de Dora Maar Imagen superior: Dora Maar y Picasso, septiembre de 1937. Fotografía de Eileen Agar.

Pues, veréis, resulta que a Picasso no se le habría ocurrido pintar el Guernica, ni en sueños, si no hubiese tenido a su lado una tremenda mujer como Dora Maar. Una mujer con un talento extraordinario para la fotografía. Una mujer comprometida políticamente con la situación que se estaba viviendo en toda Europa, en aquella Europa de los convulsos treinta, invadida por los nacionalismos fascistas que desembocaron en una de las mayores confrontaciones de la Historia, si no la mayor.

Pero, claro, ya se sabe, Picasso era el genio y Dora, la tonta con suerte. Con suerte. Qué ironía... Picasso no sólo anuló a Dora: también plagió sus mejores ideas. Se apropió de ellas. El famoso Sueño y Mentira de Franco no es sino una burda imitación de una genial idea de Dora. Lo mismo podría decirse del Guernica.

dora2

Imagen superior: Dora Maar, Nusch Éluard, Picasso (de espaldas) y Paul Éluard, septiembre de 1937. Fotografía de Eileen Agar.

Dora, con su compromiso político, hizo que Picasso se "mojase". ¿Qué estás haciendo por tu país, Picasso?, le repetía, una y otra vez. Picasso huía de los compromisos. Pero aceptó el encargo del Guernica. Y, así, su celebérrimo cuadro ha pasado a la Historia como símbolo de la barbarie. Y de su ideóloga, ¿qué sabemos? Pues lo que nos han querido contar: que era una loca enganchada con el genio, que le dio por hacerse católica extrema cuando la abandonó Picasso, que era una pintora mediocre... lo de siempre, vamos.

Y bien, Picasso acabó su encargo y se fue a la Costa Azul. Con su amigo Paul Éluard. Los dos muy magníficos, muy intelectuales, muy comprometidos, muy encantados de haberse conocido, muy pichabravas, cambiando de mujer como el que cambia de camisa... Mientras, en España, se libraba una de las batallas más terribles de la Guerra. Una batalla en la que murieron 5.000 personas en apenas dos semanas. Un pueblo que quedó destruido y nunca jamás se reconstruyó. Un pueblo aragonés, Belchite, que, como Dora, quedó arrumbado, en el olvido, arruinado... mientras los intelectuales comprometidos disfrutaban de estupendos días de playa...

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

Uso de las cookies
Si continúas con tu navegación sin modificar tus parámetros, aceptas la utilización de cookies o de tecnologías similares para acceder a los contenidos de esta web. Para más información, gestionar o modificar los parámetros, haz click aquí
Trestesauros500
  • El tres es un número mágico
    Escrito por
    El tres es un número mágico En un reciente artículo escribí que no estaba tan claro que Aristóteles en su Poética afirmara que toda obra debe tener tres actos. Sin embargo, hay que reconocer que el gusto por las tres partes…
  • Eugenio D'Ors en la hoguera
    Escrito por
    Eugenio D'Ors en la hoguera Xenius aparece a rachas en nuestras librerías aunque falta una edición ordenada de sus obras completas. No es un desconocido ni un olvidado, pero tampoco una referencia. Él mismo definió su historia como una suerte…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Por qué hay que leer a Daphne du Maurier
    Escrito por
    Por qué hay que leer a Daphne du Maurier He venido a Lima cargadito de libros de Daphne du Maurier. Tardé en descubrirla, porque durante décadas sólo leí menosprecios condescendientes hacia su obra, que ahora me parecen producto de un machismo cultural socialmente aceptado.…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • El fado universal de Cuca Roseta
    Escrito por
    El fado universal de Cuca Roseta Nos trasladamos a Portugal para escuchar la voz de Cuca Roseta (Maria Isabel Rebelo do Couto da Cruz Roseta), una magnífica fadista portuguesa que emprendió su carrera discográfica en 2011, con un álbum producido por…
  • Las ¿tres? sonatas de don Camilo
    Escrito por
    Las ¿tres? sonatas de don Camilo De las sonatas para violín y piano de Saint-Saëns, la primera ha resultado ser la más afortunada. En parte, por sus méritos propios, en parte por sus momentos de virtuosismo (eran los años de Sarasate…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • La vida en el Namib
    Escrito por
    La vida en el Namib Es una de las zonas más secas del planeta, con una precipitación pluvial de apenas 18 mm al año. Sin embargo, no por ello está exenta de vida. El Namib se encuentra en la costa…

etimologia

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo