Manuel de Falla, el músico atlántico

La vida de Manuel de Falla, el genial músico gaditano, transcurre entre 1876, año en el que nace en Cádiz, y 1946, cuando muere, mientras dormía, en los Espinillos, Altagracia, Argentina.

En esos setenta años de vida desarrolló una obra artística de extraordinaria envergadura, que incorpora, por un lado, tradiciones e influencias musicales anteriores y que, por otro, abre la puerta a la modernidad.

Inseparable su estilo de la ciudad en que nació, en aquellos años de vida cosmopolita, bulliciosa, amable y culta. Las veladas en torno a la música, las tertulias en los salones burgueses, los conciertos y programas teatrales, era muestra de esa vida cultural y de las inquietudes de la clase media y alta. Paralelamente otras clases más populares tejían sus vidas ambientadas en otros sones. Ambas líneas se lograban unir y mezclar en la obra de los artistas.

Esa continua zona de encuentro entre lo culto y lo popular impregna definitivamente la obra de Falla y es de su crianza en Cádiz de donde procede. Sus años gaditanos estuvieron presididos por el ambiente de la plaza de San Juan de Dios, donde estaba su casa, además de las visitas a la casa de Salvador Viniegra en la recoleta Candelaria, sumado luego a este poso el carácter universalista del maestro que hizo posible la asimilación de múltiples influencias que cristalizaban en sus obras gracias a su excepcional bagaje cultural y su formación musical, con el magisterio de Felipe Pedrea y a su contacto con los grandes artistas del momento.

Su cultura musical era tan amplia que hizo posible integrar en su obra detalles, pinceladas, líneas de inspiración de la música medieval, de los cancioneros españoles del siglo XV, de la polifonía, de los cantos bizantinos, así como de otros músicos: Chopin, Beethoven, Wagner, Mahler… sin olvidar el cruce de influencias con algunas contemporáneos: Debussy, Albéniz, Ravel o Stravinsky.

El folklore y la música popular son una parte esencial de su universo. Sus ecos aparecen en Noches en los jardines de España, El sombrero de tres picos, Piezas españolas, La vida breve, Fuego fatuo, El retablo de Maese Pedro, Fantasía Bética, El amor brujo y en Atlántida, su obra inacabada.

La Fantasía Bética escrita para Rubinstein, es considerada la música andaluza más jonda de la historia española. En cuanto a La vida breve, constituye su primer triunfo, al obtener el premio convocado por la Real Academia de Bellas Artes de Madrid en 1905. En esta obra “la Andalucía musical y dramática de Falla, la España jonda, suena y conmueve desde esta partitura que hoy se representa con asiduidad” (Enrique Franco, suplemento dominical de El Pais, 1996).

El sombrero de tres picos, sobre texto literario de Pedro Antonio de Alarcón, constituyó en su versión de ballet uno de los mayores éxitos de Antonio Ruiz Soler, el Bailarín. Pero, seguramente la mayor aportación de Falla a los espectáculos flamencos vino de la mano de El amor brujo, que se pone en escena en el año 1925, diez años después de su primera versión para Pastora Imperio, con el protagonismo de Antonia Mercé, La Argentina y Vicente Escudero.

En la interacción entre Falla y lo flamenco existe un verdadero camino de ida y vuelta. En su música, el genial artista incorpora ecos y dejes de la música popular, flamenco incluido, para, a continuación, crear una obra singular que es adoptada por los músicos flamencos  trasladándola a sus propias interpretaciones, como es fácil de rastrear en el baile, el toque y el cante flamencos.

El mundo del flamenco ha reparado hace tiempo en el papel central que Falla tuvo, además, en la génesis y desarrollo del Concurso de Cante Jondo de Granada, celebrado en 1922. Quizá, sin embargo, no se ha reflexionado lo bastante sobre el desengaño que el artista sintió a continuación, al entender posiblemente que unas metas encomiables no habían dado su fruto, al partir de un planteamiento erróneo que establecía una línea divisoria y estricta entre amateurismo y profesionalismo.

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos. 

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 34) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

Uso de las cookies

Si continúas con tu navegación sin modificar tus parámetros, aceptas la utilización de cookies o de tecnologías similares para acceder a los contenidos de esta web. Algunas cookies son necesarias para hacer accesible esta página web y su contenido. Otras cookies nos permiten analizar y medir las audiencias y el tráfico de la página web. Para más información, gestionar o modificar los parámetros, haz click aquí

Trestesauros500

  • "El príncipe", de Nicolás de Maquiavelo
    Escrito por
    "El príncipe", de Nicolás de Maquiavelo Nicolás de Maquiavelo (1469-1527) está considerado por muchos como el fundador de la filosofía política moderna y ha pasado a la historia como uno de los máximos representantes del pensamiento renacentista. Durante su vida no…
  • Los secretos de Manucho
    Escrito por
    Los secretos de Manucho Manuel Mujica Láinez (1910-1984) narró Buenos Aires a partir de leyendas urbanas y recreó el universo de Bomarzo. Y aunque el «boom» lo dejó de lado, no dudó en utilizar sus recursos. Entre 1940 y…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Siroco en el Sahara
    Escrito por
    Siroco en el Sahara José Ortiz-Echagüe (1886-1980), fotógrafo, militar e ingeniero aeronáutico, hizo su primera foto, “Sermón en la aldea” (1903), a la edad de dieciséis años. Ortiz-Echagüe comentó que se trataba de una verdadera puesta en escena. Todo…

Cartelera

Cine clásico

  • James M. Cain
    Escrito por
    James M. Cain Las historias escritas por este genio de la literatura norteamericana del siglo XX tienen siempre un sello inconfundible y unos tipos humanos coincidentes. Cercanos a una concepción noir por sus actos y por sus circunstancias,…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Orff rehace Monteverdi
    Escrito por
    Orff rehace Monteverdi   Los arreglos de Orfeo y el Lamento de Ariadna del compositor bávaro presentan problemas de ejecución, inherentes al hecho de que la mayoría de las partituras conservadas no ofrecen indicaciones precisas en cuanto a…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Arte, ciencia y naturaleza
    Arte, ciencia y naturaleza Uno de los grandes prejuicios respecto a la ciencia es que se trata de una actividad puramente racional, cerebral, y por tanto para nerds, insensible, fría. Exactamente lo opuesto al arte, que es cálido, creativo y expresa…

etimologia

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo