"Patafísica junto con Especulaciones", de Alfred Jarry (y otros)

Para hacer honor a la ‘patafísica (con apóstrofe) deberíamos empezar por el final. No pretenda comprender lo incomprensible, ni buscar el raciocinio en las páginas de este libro. Más bien siéntase como Alicia cuando celebraba el feliz no cumpleaños. O piérdase por los capítulos sin el orden establecido, como propuso Cortázar en su Rayuela. El escritor argentino fue patafísico. “El conocimiento de Jarry y la ‘patafísica habría de cambiarme la vida”, afirmó. Pero, ¿quién es Jarry?

Vamos a tratar de explicar lo inexplicable antes de continuar. Alfred Jarry (1873-1907), excéntrico escritor francés, es el inventor de este saber, aunque después de muerto. Es decir, la ‘patafísica se describe por primera vez en una de sus obras póstumas. Como homenaje a su figura, un grupo de seguidores deciden fundar el Colegio de ‘Patafísica el 11 de mayo de 1948, el 22 de Palotin 75, según el calendario patafísico.

El universo simbólico de la disciplina abarca desde su propio calendario –cuyo primer día coincide con el nacimiento de Jarry–, a un organigrama con títulos basados en la nobleza de Polonia –el director del colegio es el Vice-Curador Inamovible–. El símbolo del saber es una espiral interminable llamada Gidouille, presente en todos los órdenes y en todos los campos de la vida, según sus miembros.

En palabras del propio Jarry, la ‘patafísica es la ciencia de las soluciones imaginarias, la ciencia de lo particular. Estudia las leyes que rigen las excepciones; aquel universo suplementario al nuestro. Algo así como lo que ve Alicia al otro lado del espejo.

Aunque se autoproclame ciencia, en estas páginas no va a encontrar ni una sola fórmula, ni una teoría, sino ensayos y cavilaciones que le irán enroscando en la espiral del movimiento sin que encuentre una salida. Porque no la hay. El saber es curiosidad y ese es el objetivo de los patafísicos, si es que tienen alguno.

En la docena de capítulos que conforman el libro encontrará pinceladas del movimiento, descrito por sus miembros. También Especulaciones de Jarry, traducidas del original Spéculations. El humor absurdo en el relato La Pasión, considerada como una carrera de bicicletas cuesta arriba recuerda mucho al que casi un siglo después utilizarían los Monty Python en La vida de Brian (1979).

“En la bastante difícil carretera del Gólgota hay catorce curvas. En la tercera de ellas, Jesús cayó por primera vez. Su madre, en la tribuna, se alarmó”, escribía Jarry con sarcasmo.

O en otro ensayo, de carácter más científico, el artista explica la relación que hay entre la velocidad centrífuga y la danza, que permite que la falda larga no se enrolle en las piernas de las bailarinas y no se caigan.

Los hermanos Marx, Duchamp, Dalí y Miró son algunos ejemplos de patafísicos, aunque existen muchos otros que lo son pero no son conscientes de ello. Incluso antes de que se fundara el movimiento, en Lutero, Santo Tomás y Pío XII ya había vestigios patafísicos, por lo que se les puede considerar patacesores.

Averiguar cuántos años se mantuvo operativo el colegio solo es posible con cálculos matemáticos. Tenga a mano papel y bolígrafo porque el calendario gregoriano aparece en contadas ocasiones. Si las cuentas no fallan, desde que se creó la institución en 1948 hasta 1975, fijado como el año de la ocultación, hubo tres magisterios diferentes.

Los discursos, los diseños de sus publicaciones (“ediciones para leer acostado sobre la espalda”) y las conferencias donde trataban de reclutar a adeptos propiciaron su expansión internacional, sobre todo a Argentina.

El crecimiento hizo que se perdiera la esencia del movimiento, minoritario por naturaleza, y en 1975 sus miembros decidieron iniciar el período de ocultación hasta el año 2000. El simpar Fernando Arrabal es uno de patafísicos que celebraron con alborozo que el saber volviera a la luz.

En el período de tinieblas, en 1990, se fundó el Otro Ilustre Colegio de ‘Patafísica de Valencia. Como detalla José Manuel Rojo en el capítulo final del libro, sus máximas son el humor, la provocación y el caos.

En su opinión, la ‘patafísica oficial se fosilizó en el dogma y por eso, patafísicos valencianos hicieron performances en la calle, como tomar el té entre los semáforos de la ciudad, o participaron en una edición del Festimad, en el Círculo de Bellas Artes (Madrid). Rojo reconoce que, en aquella ocasión, al bromear sobre una víctima de ETA, pisaron una línea roja y se dieron cuenta de que no todo vale, ni siquiera en el mundo patafísico. Porque no hace falta herir sensibilidades para despertar la curiosidad en el público.

Certámenes como el de los Ig Nobel, donde se premian logros científicos que “primero hacen reír a la gente y luego le hacen pensar” son un claro homenaje a esta ciencia del absurdo, aunque, probablemente, sus fundadores ni siquiera sepan que existe. No hay que culparles: son patafísicos pero no lo saben.

Lo que es una verdadera incógnita es qué le deparará al movimiento en los próximos años, si abrirá nuevas delegaciones o volverá a sumirse en la más profunda oscuridad. Si no quiere perderle la pista, no se preocupe. Solo tiene que seguir a un conejo con mucha prisa.

Copyright del artículo © Laura Chaparro, Sinc. Reservados todos los derechos.

Laura Chaparro

Periodista especializada en información científica. Colaboradora en el Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC), la revista Muy Interesante y otros medios. Creadora de las Unidades de Cultura Científica de la UNED y de la Universidad Internacional de La Rioja. En julio de 2018 fue nombrada jefa de prensa del Ministerio de Educación-Formación Profesional.

Los artículos de Laura Chaparro aparecen en Thesauro Cultural (TheCult.es) por cortesía de SINC.

Sitio Web: laurachaparro.com/

Social Profiles

Uso de las cookies

Si continúas con tu navegación sin modificar tus parámetros, aceptas la utilización de cookies o de tecnologías similares para acceder a los contenidos de esta web. Algunas cookies son necesarias para hacer accesible esta página web y su contenido. Otras cookies nos permiten analizar y medir las audiencias y el tráfico de la página web. Para más información, gestionar o modificar los parámetros, haz click aquí

Trestesauros500

  • Lo que el cine se llevó
    Escrito por
    Lo que el cine se llevó En mis garbeos por la ciudad, recuento heridas tras las huellas de ciertas cicatrices.No me refiero a las obras públicas con que damos todos los días sino a los centros comerciales, casas de viviendas y…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • La charca del diablo
    Escrito por
    La charca del diablo Viví intrigada durante muchos años por una predilección que no comprendía: la de mi madre por La charca del diablo, novela breve de George Sand. La incomprensión se debía a varios factores, no…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • No digas que fue un sueño
    Escrito por
    No digas que fue un sueño Cuando bajo al Sur, a mi Sur, es como si se abrieran las compuertas del sentimiento. Es una sensación tremenda, que me pone los pelos como escarpias. Que me descoloca, porque no alcanzo a entender.…

Cartelera

Cine clásico

  • El eterno retorno de James Bond
    Escrito por
    El eterno retorno de James Bond Lo más curioso en la historia de la mitomanía de Bond es la reacción que provoca entre sus admiradores más cultos. A los elogios sobre las novelas de Ian Fleming debidos a pesos pesados de la…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Amores que matan, música que enamora
    Escrito por
    Amores que matan, música que enamora Entre L’apoteosi d’Ercole (Nápoles, 1819) y Virginia (ídem, 1866), Mercadante escribió alrededor de 60 óperas que fueron triunfando (o menos) a lo largo y ancho de Italia y Europa, compitiendo con los mayores colegas nacionales,…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo