Filosofícula

Filosofícula Imagen superior: Vladimir Abat-Cherkasov.

Nuestros libreros se ven cada vez más apurados cuando se trata de clasificar las secciones de sus locales. Les resulta difícil mantener un apartado de filosofía, en especial porque la escasa enseñanza de la materia en nuestros actuales currículos ha hecho decaer la demanda de los textos pertinentes. En otro sentido, una dificultad de género hace que muchos libros no se puedan situar cómodamente como filosofía o ensayo.

Parece evidente que son dos problemas distintos y que el segundo apunta más a la literatura que a la filosofía y, de paso, a preguntarnos por enésima vez si ambas disciplinas o actitudes ante el lenguaje son diversas o variantes de una misma. En efecto, antes de Aristóteles no hay un lenguaje técnico de la filosofía como el que identificamos en tanto tal, paralelo a los léxicos tecnológicos: electrónica, química orgánica, sociología, suma y sigue. Antes que el maestro andariego, lo que hoy consideramos filosofía eran aforismos, poemas, relatos o escenas, incluidas las dialogadas por Platón.

Una larga tradición ha hecho filosofar a escritores que prescindieron de cualquier tecniquería: Pascal, Lichtenberg, Valéry, Ortega, D'Ors, los heterónimos de Pessoa y Antonio Machado o María Zambrano, difícilmente pueden ser considerados sucesores de Aristóteles, los teólogos medievales o los grandes constructores de sistemas modernos. No obstante, uno de los más eminentes de ellos, Immanuel Kant, aconsejó no hacer filosofía sino filosofar. Si mal no traduzco: no ceñirse a la institución filosófica, a la filosofía como una especialidad de los filósofos diplomados, ya que la filosofía, amor al saber, es una actitud y no una especialidad. En efecto, si trata de algo es de lo que hace a lo problemático de la vida, una característica humana. No filosofan cualesquiera seres vivos sino sólo el hombre, que no únicamente lo hace sino que sabe que lo hace y sabe que sabe hasta el infinito.

Dice Hegel que pensamos apenas hablamos. La filosofía nace cuando nos damos cuenta de ello, cuando la palabra intenta explicitar la palabra. ¿Hace algo muy distinto un poeta? Se diría que no. En cambio, mala y pobremente filosofan los así llamados ensayistas que encuadernan textos donde se repiten los tópicos del periodismo y los consejos para vivir mejor. Aquí sí, en caso de ser yo un librero, me las vería mal para clasificar volúmenes y ordenar estanterías.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

Uso de las cookies
Si continúas con tu navegación sin modificar tus parámetros, aceptas la utilización de cookies o de tecnologías similares para acceder a los contenidos de esta web. Para más información, gestionar o modificar los parámetros, haz click aquí
Trestesauros500
  • La mitologia como viaje interior
    La mitologia como viaje interior El mitólogo Joseph Campbell decía que el humano contemporáneo es un ser siniestro. En su pasividad, ha abandonado el camino de la sabiduría. Ha renunciado a indagar el sentido de la vida que transmiten leyendas y…
  • Autorretrato de Juan Malpartida
    Escrito por
    Autorretrato de Juan Malpartida Es habitual considerar que la miscelánea es un género subalterno de la literatura, cuando no un cajón de sastre que rehúsa ser un género. Un recopilador hacendoso busca y rebusca textos sueltos y dispersos y…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • El fenómeno Beakman
    El fenómeno Beakman Como parte de las celebraciones por su 75 aniversario, el Instituto de Física de la UNAM, uno de los centros de investigación más prestigiados del país, decidió traer el actor Paul Zaloom, que interpretaba al protagonista del…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Historia de una traducción
    Escrito por
    Historia de una traducción Resulta que el V Duque de Béjar, Francisco Diego López de Zúñiga y Mendoza, se hizo muy devoto de San Antonio Abad a raíz de un suceso milagroso acaecido en su familia. A saber. Parece…
  • "Jungle Jim" (1934), de Alex Raymond
    "Jungle Jim" (1934), de Alex Raymond El cómic nació en Estados Unidos en la prensa bajo la forma de escenas humorísticas con trasfondo costumbrista. Niños, animales parlantes, vagabundos, familias… eran los protagonistas de las primeras series populares. En ellas, los lectores…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Los paisajes del miedo
    Los paisajes del miedo Setenta años después de haber sido exterminados de aquellos parajes, los lobos regresaron a Yellowstone en 1995. Fue gracias a un programa de repoblación; sin su depredador natural, los wapitíes –enormes ciervos cuyo tamaño sólo…

etimologia

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo