Un fantasma recorre el mundo

Un fantasma recorre el mundo Imagen superior: Matteo Salvini (cortesía del Ministerio de Defensa del Gobierno de Italia).

Marx y Engels forjaron la afortunada figura del fantasma que recorría Europa en 1848: la revolución social. Parece ser que tal revolución no ha ocurrido o que continúa ocurriendo, que tal vez sean lo mismo siendo diferentes. Lo cierto es que el fantasma sigue en pie. Algunos simplifican y, en el espacio europeo, ven un retorno de los fascismos. Se trata de una palabra un tanto vaga que se aplica a cualquier cosa que, desde una perspectiva progresista, queda fuera de foco.

En rigor, los fascismos prosperaron en la entreguerras del siglo XX, proponiendo una reestructuración de la sociedad que involucraba la vida de cada cual en el Estado. Nada quedaba fuera de Él en un sistema llamado, justamente, totalitario. En esto coincidieron con su aparente opuesto político, el bolchevismo. Y hasta convergieron también en el uso de la palabra socialismo, adjetivándolo de nacional o de soviético. Como se ve, algo bastante fantasmal.

Es apetitosa para el mundo mediático que nos toca vivir, la perspectiva de sacar spots sobre una nueva Gran Depresión, una Tercera Guerra Mundial o un colapso del sistema informático como el que (no) ocurrió al comenzar el año 2000. Me inclino más bien por algo más modesto: la diferencia entre gesticulación y decisión. Quizá responda a la crisis de decadencia que afecta a la vida política: los políticos formales cada vez deciden menos y, para compensar esta debilidad, gesticulan más. Hay grandes ejemplos como Trump y Bolsonaro pero, injustamente, estamos posponiendo a Berlusconi y me atrevo a incorporar a nuestro olvidado Jesús Gil.

En el caso concreto europeo, la aparición de los ultrismos, sean de izquierda o de derecha, parece corroborar lo anterior. Descarto los mininacionalismos europeos, porque lo son de toda la vida y aparecen cada vez que se levantan las cúpulas de los Estados-Nación y aparecen las comarcas y señoríos bajomedievales que laten en el subsuelo de Europa, de Cataluña a Flandes, de Kosovo a Escocia.

Me centro en un solo ejemplo, el que nos queda más cerca, el italiano. En Italia gobierna una curiosa coalición de ultrismos que conjunta la derecha con la izquierda en un enésimo diagnóstico de crisis ideológica. Es como si en España lográsemos una alianza de Vox y Podemos. Su cabeza visible es el señor Salvini y me sirve de paradigma de aquel par señalado: gesticular y decidir. Salvini ha decidido por medio de una serie de olvidos: fue separatista desde la Liga Norte, queriendo escindir la Padania del Estado italiano; quiso independizar a Italia de la Unión Europea y salirse del euro; propuso desobedecer a Bruselas en cuanto al déficit fiscal. Nada de esto pasó a sus decisiones, que fueron justamente las contrarias. Sólo ha sobrevivido su xenofobia, su reluctancia ante "esa masa de negros sucios, ignorantes, vagos, viciosos e inútiles" que pretenden invadir Europa desde las islas italianas.

En España estamos asistiendo a una imitación local del salvinismo, acaso sin reflexionar sobre el carácter farsesco de las imitaciones respecto de la seriedad del modelo original. O mejor: hemos resucitado a Jesús Gil, comprobándolo inmortal.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

Uso de las cookies

Si continúas con tu navegación sin modificar tus parámetros, aceptas la utilización de cookies o de tecnologías similares para acceder a los contenidos de esta web. Algunas cookies son necesarias para hacer accesible esta página web y su contenido. Otras cookies nos permiten analizar y medir las audiencias y el tráfico de la página web. Para más información, gestionar o modificar los parámetros, haz click aquí

Trestesauros500

  • El asco como categoría moral
    Escrito por
    El asco como categoría moral El filósofo británico Simon Blackburn analiza en Ruling Pasions de qué manera una cuestión de gusto, como lo es aparentemente el asco, se convierte fácilmente en una categoría moral e ideológica. Veamos algunos ejemplos: Un enólogo…
  • En la timba de Umberto Eco
    Escrito por
    En la timba de Umberto Eco Cuando muere un famoso, se le apuntan innúmeros amigos íntimos. Evitaré el contagio tratándose de Umberto Eco pero no resisto una pequeña evocación. Recuerdo un par de cursillos suyos a los que asistí, cuaderno en…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • El contrato educativo
    El contrato educativo Es sabido que uno de los problemas de la divulgación científica ‒y de muchas disciplinas jóvenes‒ es que no cuenta con una definición única y universalmente aceptada. Uno de los puntos más debatidos…

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • "Four of a Kind" (2015), de Goblin
    Escrito por
    "Four of a Kind" (2015), de Goblin Goblin no necesita presentación para quien esté familiarizado con el prog rock italiano. La banda existe desde los años 70, son los maestros indiscutibles de la música oscura de terror progresiva, y se bifurca en…
  • Pacius, padre y maestro
    Escrito por
    Pacius, padre y maestro Finlandia entró tarde y con enjundia en el avispero de la música europea. Fue a fines del XIX, cuando el continente empezó a reconocer a Sibelius. Pero éste no era un fundador en el desierto.…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Operación Baharí
    Escrito por
    Operación Baharí Su infancia –magistralmente contada por Benigno Varillas, en Félix Rodríguez de la Fuente. Su vida, mensaje de futuro (2010)- transcurrió en continuo contacto con la naturaleza. La impresión que le causó a los 12 años…

etimologia

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo