"Selling England by the Pound" (1973), de Genesis

En 1973, el lanzamiento de este álbum sirvió de colofón a uno de los períodos más brillantes del rock progresivo. Tras el extraordinario debut de King Crimson (In the Court of the Crimson King), el estreno de Emerson, Lake & Palmer ‒igualmente clásico y asombroso‒ y el sinfonismo de Close to the Edge, de Yes, Selling England by the Pound vino a sellar la era de máximo esplendor de uno de los géneros de rock más elaborados y sugerentes.

Genesis, con sus sonoridades románticas y barrocas, mucho más suaves y afables que las que caracterizaron a las tres obras mencionadas, había demostrado previamente que había alcanzado su madurez como grupo. Nursery Crime (1971), Foxtrot (1972) y, en un tono ligeramente menor, Trespass (1970) son registros destinados a figurar como hitos de un determinado tipo de rock. Pero este nuevo disco realizado por Peter Gabriel y sus compañeros fue su obra más representativa. Selling England by the Pound es un álbum destinado a la posteridad, hecho con el orgullo de quienes que saben que han concebido un sonido cuya genética no decaerá con el paso del tiempo.

La música de la edad dorada de Genesis se caracterizó por una arquitectura compleja y bien articulada. Como en un gran rompecabezas, cada instrumento propicia la acción y reacción de otro instrumento, generando una intersección melódica. En este gran mosaico musical, todo está concebido con fines artísticos y todo adquiere una vida propia. Así, podemos escuchar cómo los teclados sirven como hilo conductor de una pieza, mientras que al fondo, la guitarra se desliza durante tres segundos. Sin embargo, esos tres segundos son tan fundamentales que, de no existir, la canción saldría deteriorada, con el consiguiente colapso de su estructura.

La de Genesis es una música colorista y cambiante: el triunfo de las ideas más fervientes, mostradas de una manera tangible e imaginativa. Hablamos de una música que, gracias a su particular barroquismo, nunca pegadizo o especulativo, sumerge al oyente en un mundo diferente, como una máquina del tiempo proyectada hacia épocas remotas.

Como se advierte en la portada [obra de Betty Swanwick], al escuchar estas melodías con los ojos cerrados, descendemos a un territorio poblado por dragones y hadas, con castillos y verdes jardines.

Selling England1

Al margen de las letras, siempre misteriosas e intrigantes, también destaca la técnica de instrumental del grupo. Lo demuestra el ingenioso canto de Peter Gabriel, quien, como un duende, salta de una pieza a otra con una gracia interpretativa muy peculiar. O la habilidad como teclista de Tony Banks, que nunca se deja llevar por la espectacularidad o el exceso. O el primor del guitarrista Steve Hackett a la hora de entretejer las notas con total libertad. Y no olvidemos el estilo rítmico de Phil Collins, quien, como un corazón palpitante, define el punto de apoyo emocional de cada pieza.

El comienzo del álbum es deslumbrante: "Dancing With The Moonlit Knight" empieza con la enfática presencia vocal de Gabriel, acompañada por la guitarra de Hackett, que inmediatamente obtiene una atmósfera medieval, antes de que todos los instrumentos entren en escena. El ritmo se vuelve urgente y furioso, y la guitarra eléctrica cobra protagonismo con sus arpegios. Pero es solo un instante: como en un relevo, Kackett cede paso a los teclados de Banks, claramente progresivos, mientras Collins interviene al fondo. De repente, todo se calma. La canción ya no parece lo mismo y se proyecta en una dimensión nueva y reflexiva, despidiéndose con esas notas finales.

En "I Know What I Like" es Collins quien establece las reglas. El tema comienza con sonidos rítmicos que retumban en segundo plano, y luego aflora una melodía atractiva, con ese estribillo que es un genuino himno a la alegría. Cuando se despliega la melodía de apoyo, la canción prosigue, ligera y pegadiza. Esta es la pieza más accesible del disco y ya está destinada a convertirse en un caballo de batalla en las actuaciones en vivo.

Una sabia introducción pianística da la bienvenida al siguiente tema, "Firth Of Fifth", obra maestra del disco y una de las composiciones más memorables del repertorio de Genesis. Cuando concluye esa intervención del teclado, el grupo obtiene un sonido único, con todos los instrumentos en completa armonía. Gabriel, como un actor digno del Oscar, interpreta majestuosamente la melodía principal. De repente, se impone el silencio, y luego comienza a sonar la flauta dulce, cuyo acompañamiento precede a la deflagración del espléndido solo de Banks, listo para pasar el testigo a Hackett, con su guitarra expresando un supremo lirismo. Sin duda, "Firth Of Fifth" es una obra maestra absoluta.

En "More Fool Of Me", en cambio, un inicio acústico, con la voz de Collins, nos conduce a ambientes más simples y agrestes. Aquí, en lugar de la orquestación típica de Genesis, se escuchan unos tonos más íntimos y matizados. Nos encontramos ante una pequeña gran pieza, impregnada de una inocente dulzura.

A continuación, una marcha nos conduce a un sangriento campo de batalla: "The Battle Of Epping Forest". La voz de Gabriel se vuelve premiosa, apoyada por interludios de guitarra y "entradas" del piano. Luego, como un furioso grito de guerra, la canción acoge un torbellino de tecnicismos rápidos y refinados. Pero es Gabriel quien canta ‒y sobre todo, recita‒ esos hechos que narra con un estilo entre dramático, irónico y burlón. Esta es una pieza altamente progresiva, quizás la más elaborada y compleja de todo el álbum. En ese sentido, el tema propone un frenesí sonoro: los instrumentos parecen retarse en duelo, o más bien, interpretar los hechos que relata el texto de la canción.

Selling England By The Poun

"After The Ordeal" es una pieza instrumental, evocadora, con una atmósfera renacentista. Hackett toca aquí de forma persuasiva, acompañado por los serenos ritmos de la percusión, mientras que la flauta se va imponiendo para completar melódicamente la canción.

Otro hito del álbum es "The Cinema Show", donde todo comienza de una manera tenue y soñadora. Un egregio Gabriel es respaldado en segundo plano por un repetitivo y apropiadamente sinuoso arpegio de guitarra. Un sonido entre repentino e improvisado sirve para tensar esa atmósfera de espera, que lleva al oyente a un panorama de sonidos épicos, donde la inquieta irrupción de Collins emprende ritmos y cadencias más pronunciados. Banks embellece la estructura de la canción con arias barrocas.

El álbum finaliza con "Aisle Of Plenty", una melodía que, siguiendo una trayectoria circular, nos remite al principio del álbum, y de ese modo, nos anima a no abandonar nunca la escucha de esta obra tan legendaria.

Copyright del artículo © Stefano Pretelli. Publicado por cortesía de OndaRock con licencia CC. Traducción de Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Stefano Pretelli

Experto en música rock y colaborador de la revista italiana Onda Rock.

Uso de las cookies

Si continúas con tu navegación sin modificar tus parámetros, aceptas la utilización de cookies o de tecnologías similares para acceder a los contenidos de esta web. Algunas cookies son necesarias para hacer accesible esta página web y su contenido. Otras cookies nos permiten analizar y medir las audiencias y el tráfico de la página web. Para más información, gestionar o modificar los parámetros, haz click aquí

Trestesauros500

  • Voltaire contra Shakespeare
    Escrito por
    Voltaire contra Shakespeare Voltaire fue un gran admirador de Gran Bretaña, y de Inglaterra en particular, como demuestra en sus deliciosas Cartas Inglesas, también llamadas Cartas filosóficas, publicadas en 1733, en las que cuenta, desde el exilio al que le envió…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • La Historia como vocación
    Escrito por
    La Historia como vocación Me transformé en investigadora amateur el día que acabé Historia de dos ciudades, de Charles Dickens. Yo tendría unos diez años y la historia de la Revolución Francesa que sirve de trasfondo a la novela…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Smetana o la ópera nacional checa
    Escrito por
    Smetana o la ópera nacional checa Por nacionalismo, en música, se entiende un movimiento surgido en Europa a mediados del siglo XIX como reacción al imperialismo, tanto cultural como político, ejercido por las naciones más poderosas sobre las más débiles. Las…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo