Una albanesa en la corte de Isabel

Nacida en 1974 y tras pasar premiada por varios concursos internacionales, a punto de cumplimentar dos décadas de fructuosa carrera, la soprano albanesa Ermonela Jaho fue la gran triunfadora de La Traviata londinense que se ha podido disfrutar en la pantalla del Palacio de la Prensa madrileño, en esa remodelada y tan cómoda para el peatón Gran Vía que nos ha regalado la alcaldesa Carmena.

El gran espaldarazo para su carrera, lo obtuvo precisamente esta escrupulosa cantante cuando en ese mismo Covent Garden sustituyó en última instancia a Angela Gheorghiu como la Suor Angelica pucciniana. Corría el 2011 y en la década anterior Jaho, abriéndose camino en la profesión, se había estado calibrando a un repertorio tan amplio como diferente y complicado: Haendel, Cimarosa, Chaikovsky, Mozart, Auber, Massenet, Bizet, Donizetti, Bellini y, por supuesto, el citado Puccini y Verdi. El listado musical es impresionante y fue mostrado en espacios líricos algunos de primer orden como Verona, Roma, París, Nueva York, Lyon, Venecia, Berlín. Y acaba de ser en París-Bastille Valentina de Les Huguenots de Meyerbeer.

Repitió la Jaho en la Royal Opera como la monjita pucciniana en el tan favorable montaje (por esta vez) de Richard Jones y luego con otra heroína del luqués más sustanciosa, que se ha convertido uno de sus papeles más exitosos para la cantante, la Butterfly. Luego tornó como la Valéry que es, sin duda, otro de sus mejores caballos de batalla. Porque son partes, Cio-Cio-San y la Valéry, que requieren tanto una extraordinaria cantante como una preparadísima actriz.

Con esta patética, desgarrada y admirable heroína verdiana para la Jaho había supuesto otro caso similar a su experiencia vivida en Londres con Suor Angelica: en 2008, cuando allá dio vida por vez primera a Violetta Valéry, ocupaba el puesto alejada por enfermedad de otra ilustre colega, Anna Netrebko. Lo hizo al lado de dos pesos pesados como Jonas Kaufmann y el llorado Dmitry Hvorostovsky, y la soprano arrasó. Demostrando ya que la infeliz cortesana parisina reunía las cualidades vocales y escénicas perfectas para que una cantante y una actriz como ella exprimiera al máximo semejantes potenciales artísticos. Por cierto que la Jaho ha sido una triunfante Violetta nacional ya que la ha cantado en las temporadas de Bilbao y Madrid.

jaho1

La producción londinense de Traviata de Richard Eyre es bien veterana ya que tiene justamente dos décadas y media de vida. Estrenada (de nuevo reaparece la rumana) por la Gheorghiu, elegida abiertamente por Sir Georg Solti en su primera dirección de la obra, supuso para ella el despegue internacional. Dada su eficacia y belleza, asimismo fue el primer trabajo operístico de su director escénico, la Royal Opera la ha repuesto puntualmente y por ella han pasado otras cantantes como, por citar algunas notorias, Verónica Villarroel (chilena) o Ailyn Perez y Renée Fleming (norteamericanas, la primera de origen mexicano).

Eyre (Andrew Sinclair se encargó de poner al día la reposición) plantea una lectura tradicional, cuidando la caracterización de los personajes y sus motivaciones, con soluciones de grupo bien controladas (mucho acierto en la difícil escena de las gitanas y toreadores), ofreciendo un claro relato de la acción que se desarrolla en medio de los decorados pertinentes de Bob Crowley, a los que la iluminación de Jean Kalman les da en cada oportunidad el valor necesario. El vestuario, excelente. No extraña, pues, su permanencia en la programación. Y que siga, con tanto peligro acechando de tantos geniecillos escénicos que por ahí pululan, agazapados esperando la oportunidad de seguir emponzoñando un género que, parece, apenas conocen o aman.

En una Royal Opera donde hace sesenta años se aplaudían unas representaciones ya míticas de la obra verdiana con Maria Callas y Cesare Valleti, Ermonela Jaho fue, éxito anunciado, la Violetta soñada, incluso físicamente, de principio a fin aunque la parte le permita sobresalir con mayor relieve en el dúo con Germont padre y en todo el acto final de la obra como de hecho ocurrió. Se tentó con alguna frase algo pasada de tono, quizás acuciada por su desprendido temperamento, pero tanto vocal como actoralmente configuró un retrato impecable y emotivo de cada situación musical vivida por tan rico y espléndido personaje. No sería arriesgado concluir que es hoy la mejor intérprete de un papel son el que también se miden colegas como Marina Rebeka, la Netrebko todavía de vez en cuando, Patrizia Ciofi, Maria Agresta, Sonya Yoncheva, Diana Damrau, Desirée Rancatore, Anita Hartig, Venera Gimadieva y alguna otra más. Dura competencia, en suma.

domingo

Plácido Domingo recién entrado en su 78 cumpleaños volvió a demostrar que es un milagro, insólito y único, de supervivencia vocal. Rico y sonoro el timbre (¡cómo se le escuchó en el concertante!), con alguna señal de fatiga de inmediato superada, atento a destacar en canto y fraseo los momentos más importantes de su participación en el drama, lo que logró sobre todo en el dúo con la soprano, marcando a la perfección el cambio de actitud del personaje. Todo ello al servicio de un retrato completísimo y sobre todo creíble del implacable padre burgués, luego tierno y arrepentido. ¡Qué artista!

Charles Castronovo dispone de la voz (hermosa, rica de vibraciones líricas, generosa) que se asocia a Alfredo, pero su prestación fue discontinua. Estuvo algo atento a la matización en los dos dúos con la soprano, se arriesgó en el aria y cabaletta (sin sobreagudo que no está escrito) y encontró acentos de cierta intensidad al final del acto II. Sin embargo, dio en general la sensación de que había más buena voluntad que sinceras (o profundas) intenciones en la concreción de la entidad canora y sicológica. Se le han escuchado mejores interpretaciones que la presente puesto que se trata de un buen cantante.

Entre los personajes di fianco, como dicen los italianos, hubo de todo. Destacaron las dos voces femeninas, la Flora de Aigil Akhmetshina (del programa de artistas jóvenes Jette Parker) y la Annina de Catherine Carby. Las masculinas cumplieron simplemente con mayor o menor fortuna.

Antonello Manacorda hizo una lectura musical cuidada, siempre al servicio del cantante y de lo que en escena ocurría, o sea que cumplió con su deber al frente de una orquesta que es un modelo de lo que debe ser un conjunto de foso teatral y que Antonio Pappano ha, si cabe, elevado aún más al tomar el relevo de otras batutas (siempre selectas) que anteriormente han ocupado ese puesto. El coro, que ahora dirige William Spaulding, a la altura de lo requerido.

Triunfo in situ y triunfo en el Palacio de la Prensa donde el público abundante (estaba la sala llena: Verdi y Domingo reclaman) aplaudió espontáneamente al final de la representación.

Ha de añadirse que se cantó bastante completa la partitura verdiana: la Jaho no tomó en cuenta la segunde estrofa de Ah, fors’ è lui pero sí la de Addio del passato; tenor y barítono atacaron las respectivas cabalette sin el da capo; se recuperaron los compases (pocos) que suelen omitirse en la stretta Gran Dio, morir si giovane entre Violetta y Alfredo.

Copyright del artículo © Fernando Fraga. Reservados todos los derechos.

Fernando Fraga

Es uno de los estudiosos de la ópera más destacados de nuestro país. Desde 1980 se dedica al mundo de la música como crítico y conferenciante.

Tres años después comenzó a colaborar en Radio Clásica de Radio Nacional de España. Sus críticas y artículos aparecen habitualmente en la revista Scherzo.

Asimismo, es colaborador de otras publicaciones culturales, como Cuadernos Hispanoamericanos, Crítica de Arte, Ópera Actual, Ritmo y Revista de Occidente. Junto a Blas Matamoro, ha escrito los libros Vivir la ópera (1994), La ópera (1995), Morir para la ópera (1996) y Plácido Domingo: historia de una voz (1996).

Es autor de las monografías Rossini (1998), Verdi (2000), Simplemente divas (2014) y Maria Callas. El adiós a la diva (2017).

En colaboración con Enrique Pérez Adrián, escribió para Alianza Editorial Los mejores discos de ópera (2001) y Verdi y Wagner. Sus mejores grabaciones en DVD y CD (2013).

Copyright de la fotografía © Blas Matamoro.

Uso de las cookies
Si continúas con tu navegación sin modificar tus parámetros, aceptas la utilización de cookies o de tecnologías similares para acceder a los contenidos de esta web. Para más información, gestionar o modificar los parámetros, haz click aquí
Trestesauros500
  • ¿Quién ganó la guerra de Troya?
    Escrito por
    ¿Quién ganó la guerra de Troya? Si existen preguntas estúpidas, ésta parece la más estúpida de todas. Todo el mundo sabe que la guerra de Troya la ganaron los griegos y la perdieron los troyanos. Todo el mundo conoce la historia…
  • Gozo y dolor de la pasión
    Escrito por
    Gozo y dolor de la pasión En dos libros densamente documentados pero de fluida narrativa –Historia cultural del dolor y Promesas incumplidas. Una historia cultural de las pasiones, ambos editados por Taurus en Madrid– Javier Moscoso ha cumplido una deriva por…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Contra el fraude científico
    Contra el fraude científico La ciencia a veces causa desconfianza debido a su poder y al peligro que ese poder mal aplicado puede representar. Pero también puede perder credibilidad debido a los fraudes científicos. Uno de los…

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

  • La segunda señora De Winter
    Escrito por
    La segunda señora De Winter En Internet puedes encontrar las muchísimas, muchísimas ediciones que se han hecho de esta novela clásica, Rebeca, cuya autora ha quedado, quizá, eclipsada, por la fama de sus personajes. Pero Daphne du Maurier, nacida en…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • "Oxygène" (1976), de Jean-Michel Jarre
    Escrito por
    "Oxygène" (1976), de Jean-Michel Jarre Fue el toque francés en el tiempo de los Correos Cósmicos [Die Kosmischen Kuriere: así se denominó a artistas como Schulze, Sergius Golowin, Wallenstein, Mythos, Popol Vuh y Walter Wegmüller]. Fue también el contacto entre…
  • Recordando a Kurt Böhme
    Escrito por
    Recordando a Kurt Böhme Quienes vimos actuar a Kurt Böhme (1908- 1989) raramente olvidaremos su imponente y dúctil presencia escénica de gran actor cantante. Era capaz de transitar de la gravedad de Gurnemanz a la comicidad carnavalesca de Osmín,…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo