El sitio de Roma

La película Roma de Alfonso Cuarón ha dado lugar a juicios encontrados y extremos, lo que siempre añade interés al conjunto crítico. Se elogia su carácter de obra maestra o se la descalifica como pestiño. Yo no acudiría a semejantes diferencias pero sí al hecho de que la obra apunta en muy diversas direcciones y no acaba de resolverlas.

Quizá para un espectador actual y poco prevenido y menos aún documentado, resulte novedosa. En cambio, cabe señalar su hondo parentesco con el melodrama mexicano clásico, el de Julio Bracho, el Indio Fernández e incluso con cierto Buñuel del exilio en México. Lo mismo en cuanto al preciosismo fotográfico del propio director, que recoge la brillante tradición dejada en aquellas tierras y aquellos cielos por Eisenstein y su fotógrafo Eduard Tissé, luego aprovechada por el virtuosismo lumínico de Gabriel Figueroa. El uso del blanco y negro hoy llama la atención si se soslaya la historia del cine. Podría argumentarse que un filme no es una exhibición fotográfica pero no hace al tema de hoy.

Melodrama hay en la cargazón efectiva de muchos episodios: un parto captado en tiempo real, en primer plano y con una cámara fija; una matanza callejera; unos niños expuestos largamente a morir ahogados en el mar, con final feliz y solidario; una prolongada sesión de artes marciales; un atleta desnudo que baila una danza guerrera para excitar a una muchacha; el incendio de un bosque en medio de una fiesta colectiva; etcétera.

El melodrama clásico implica el sacrificio de la mujer, en especial si media la culpa sexual. La víctima es enaltecida por el dolor y se torna virtuosa. El varón aparece como el malo, el actor del sacrificio que humilla. Finalmente, la mujer es la heroína y reconstruye su mundo de mujeres solas y autosuficientes: la abuela, la madre, el par de domésticas. ¿Feminismo evidente y obvio, secreto matriarcado en una cultura de dominante violento y machista? ¿Quién usa a quién y qué fines declarados y ocultos se persiguen?

Cuarón se decide por un realismo moroso que ralentiza y recarga la narración. No hace falta detallar la preparación de una merienda, el acomodo matinal de las camas familiares, la limpieza de un piso donde defecan los perros, para que se vea qué detergente se usa y cómo se lava prolijamente una casa con agua y cepillo. Si llega un coche se detalla su lenta entrada en el garage y la minucia de la mano del conductor que fuma y frena. Todo esto acredita que estamos ante una realidad reconocible con el solo propósito de probar que compartimos esa realidad que, por lo mismo, todos conocemos de antemano.

Este detallismo impide desarrollar a los personajes, que se convierten en fotos fijas de sí mismos, según la rígida exigencia del melodrama, a la vez que empobrece su entidad psicológica. Por todo ello, siendo una labor de cuidadoso cumplimiento, lo que sobra impide desenvolver lo que daría relieve y consistencia a las figuras en juego. Sin duda, Cuarón ha sitiado su Roma, su barrio entre apacible y barullero, como es la Megápolis mexicana. El sitio queda detenido ante la muralla de la imaginaria ciudad.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

Más en esta categoría: « Memoria Orígenes »
Uso de las cookies
Si continúas con tu navegación sin modificar tus parámetros, aceptas la utilización de cookies o de tecnologías similares para acceder a los contenidos de esta web. Para más información, gestionar o modificar los parámetros, haz click aquí
Trestesauros500
  • El libro de los condenados
    Escrito por
    El libro de los condenados Cuando llegue el Día el Juicio Final, todos los seres humanos se presentaran ante el trono de Dios. Los muertos saldrán de sus tumbas y se unirán a los vivos para ser escrutados por los…
  • Pepe en gris
    Escrito por
    Pepe en gris En 1986 murió José Bianco. La última vez que nos vimos fue en Madrid, poco antes de su muerte. Pepe estaba disminuido en sus andares pero no en sus curiosidades, e iba lentamente por la…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Negacionismo
    Negacionismo Se llama negacionismo a la tendencia, cada vez más extendida, a negar hechos bien establecidos científica o históricamente, debido a que van en contra de ciertas ideologías. Entre los negacionismos más conocidos están…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • La dinastía Bamberg
    Escrito por
    La dinastía Bamberg La dinastía Bamberg de magos la inició el alquimista y nigromante Jasper Bamberg, a principios del siglo XVIII. Empleaba la linterna mágica y buscaba con ahínco la piedra filosofal. Transmitió sus secretos a su hijo…

Cartelera

Cine clásico

  • Anita Loos: cuestión de gustos
    Escrito por
    Anita Loos: cuestión de gustos Cuando Anita Loos (1889-1981) le llevó al reputado director de publicaciones H. L. Mencken (te recomiendo la lectura de su Vete a la mierda), el original de su libro Los caballeros las prefieren rubias, este…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Mignon recupera su idioma
    Escrito por
    Mignon recupera su idioma En la bella ópera de Ambroise Thomas, Mignon, su protagonista, en un momento de la obra, se vuelve a su salvador Wilhelm Meister y le cuenta que ella procede del país donde florecen las naranjas,…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo