Un Vaticano sodomita

Como de todas las grandes instituciones del poder, de la Iglesia católica siempre se ha sospechado que es una trama de secretismo y corrupción. Al libertinaje sexual de sus sujetos se han consagrado –nunca mejor dicho: con-sagrar es volver sagrado algo profano– libros y todo tipo de imágenes.

Ahora mismo recuerdo un volumen de Roger Peyrefitte, Las llaves de San Pedro, que hacia 1960 causó escándalo. Era la obra de un diplomático homosexual, cotillero y divertido, un montador de atractivas anécdotas basadas en conversaciones en voz baja tenidas en un pasillo de embajada.

Muy otro es el perfil de Sodoma. Poder y escándalo en el Vaticano, de Frédéric Martel (traducción de Juan Vivanco y María Pons, Roca Editorial, Barcelona, 2019, 634 páginas). Se trata de un estudio de extremada seriedad informativa, producto de años dedicados a viajar, entrevistar, consultar documentos y confrontar opiniones, críticas, juicios y prejuicios acerca de la presencia homosexual masculina en la Iglesia católica. Si sostengo el adjetivo masculino es por la obviedad de que masculina es la institución en juego. También subrayo lo de juego porque a veces parece que ciertos personajes purpurados fueran adictos a determinado ludismo sexual.

Martel ha acudido a todo tipo de fuentes y las ha sometido a su zarandeo crítico. Hay trascendidos orales, testigos directos, cartas, cuadernos, grabaciones de sonido, filmaciones, fotografías y, lo que más puede llamar la atención: un visible dispositivo interno de la Iglesia que funciona como informador de la intimidad cotidiana detrás del altar y del confesionario. Martel conforma el rostro de un verdadero lobby sodomita en la corte vaticana, del que no quedan exentos ni siquiera algunos Papas. Hay conjuras, favoritismos, lealtades, traiciones y prostitución, lo cual obliga a Martel a subir por la escalera de los palacios cardenalicios y descender a las penumbras de los parques y las tabernas romanas de los barrios bajos.

Todo tiene un sesgo aristocrático. El clero católico hereda a las antiguas noblezas tituladas: suntuosidad de las apariencias, actitudes ceremoniales, jerarquía, un mezcla de sumisión y artería, ley del silencio, noción de que la casta dominante se lo puede permitir todo a la vez que a las plebes todo se lo prohíbe. Premia sus vicios propios y castiga los vicios ajenos, por lo cual no se sabe bien qué es eso de la virtud, como no sea la virtud maquiavélica, es decir el talento de seleccionar los medios para adquirir, conservar y ensanchar el poder. Esto es fatal: toda organización impone grados jerárquicos, estatuye poderes y, de cajón, se torna política.

El libro está escrito con una sutil simpatía por el Papa Francisco. Es un jesuita capaz de decir algo y lo contrario, mal visto por el extremo ultraico de la jerarquía, que juega con lucidez política a retratar una Iglesia de las periferias, o sea de las zonas del mundo donde subsiste un pueblo católico de Dios: América Latina y algunos países africanos. Europa se ha secularizado y en ella la Iglesia es una institución telonera y decorativa, prestigiosa en lo estético y nula en cuanto a vida cotidiana. En Asia, el catolicismo nunca ha logrado penetrar con importancia.

Francisco tiene audacias y limitaciones. Pone en la superficie pública los debates sobre temas urticantes: corrupción económica de sus funcionarios, nuevos modelos de familia, celibato eclesiástico, protección y encubrimiento sistemático de la pederastia. Cree en la necesidad histórica de actualizar la institución, de diseñar el nuevo Cristo acorde con los tiempos.

Políticamente, lleva razón pero desde el punto de vista doctrinal, el franciscanismo chirría. En efecto ¿quiere Francisco reformar la Iglesia, en cuyo caso será una especie de nuevo Lutero? ¿Quiere convertirla en una enésima secta protestante, como en aquella novela de anticipación de Guido Morselli, Roma sin Papa? Tendremos, quizá, curas casados, sacerdotisas, pastores de almas gais unidos a otros pastores igualmente gais, contracepciones para evitar abortos, divorcios de común acuerdo y fiestas palaciegas con teólogos y efebos que se quieren mucho e intercambian carnalidad por intelecto. O, de lo contrario, un par de opciones extremas: endurecer la aristocracia palatina como último refugio de la Verdad Revelada, es decir inmutable por ser eterna, o trasladar el Vaticano a un aldea andina o sahariana donde los curas lleven la caridad cristiana a los condenados de la Tierra, con la mirada en las difusas alturas de lo infinito. El tiempo lo dirá, si es que se digna decir algo.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

Uso de las cookies

Si continúas con tu navegación sin modificar tus parámetros, aceptas la utilización de cookies o de tecnologías similares para acceder a los contenidos de esta web. Algunas cookies son necesarias para hacer accesible esta página web y su contenido. Otras cookies nos permiten analizar y medir las audiencias y el tráfico de la página web. Para más información, gestionar o modificar los parámetros, haz click aquí

Trestesauros500

  • Ferias del libro
    Escrito por
    Ferias del libro Con las dos Ferias del Libro (la de Ocasión y la de Novedades) se cierra lo que puede llamarse año editorial español. Entre fines de mayo y comienzos de junio, conforme al refrán madrileño, acaban…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • La batalla celestial
    Escrito por
    La batalla celestial Patrocinio de ángeles y combate de demonios, del aragonés Francisco Blasco de Lanuza, es un libro de demonología. En realidad, bien podría decirse que es un tratado de estrategia militar. De la misma forma que…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • El fado universal de Cuca Roseta
    Escrito por
    El fado universal de Cuca Roseta Nos trasladamos a Portugal para escuchar la voz de Cuca Roseta (Maria Isabel Rebelo do Couto da Cruz Roseta), una magnífica fadista portuguesa que emprendió su carrera discográfica en 2011, con un álbum producido por…
  • Glinka como pianista
    Escrito por
    Glinka como pianista La obra operática y sinfónica de Mijaíl Glinka no deja oír –nunca mejor dicho– su tarea como compositor para el piano. Y ello, en contra de su vocación y su oficio, que lo acompañaron toda…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Una breve historia de Europa
    Escrito por
    Una breve historia de Europa Durante millones de años, Europa se ha visto sumida con regularidad en periodos de frío, similares al clima que se experimenta hoy en día en Groenlandia. Y fue durante la última Edad de Hielo cuando…

etimologia

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo