"La montaña viva", de Nan Shepherd

El escenario que motiva esta magnífica lectura son los montes Cairngorms, una cordillera situada en las Tierras Altas orientales de Escocia. Esta cadena montañosa, convertida hoy en parque nacional, y en especial, su cumbre más famosa, el Cairn Gorm, son el destino en el cual Nan (Anna) Shepherd (1893-1981) reflexionó sobre lo que nos enseña la naturaleza cuando ésta determina nuestro nivel más íntimo de consciencia.

Con una prosa de gran belleza, de aire modernista, Shepherd sublima aquí lo que fue la principal fuente de inspiración en su carrera como poetisa y novelista: la vida silvestre de Escocia y sus imponentes paisajes. No olvidemos que su primera antología poética, In the Cairngorms (1934), ya hacía referencia a esos paseos por los bosques y las cumbres a los que se habituó desde la niñez.

En esta impecable traducción de La montaña viva, obra de Silvia Moreno Parrado, apreciamos con claridad esa pasión naturalista de la escritora, fascinada por el vuelo del águila real, por el mimetismo casi sobrenatural de los corzos en la espesura o por el brillo de los manantiales.

Shepherd refleja su experiencia como paseante con una delicadeza y una hondura sorprendentes. Interpretando los secretos del ecosistema que forman los Cairngorms, nos transmite un detallado recuento de ese territorio, cuyas cualidades podemos trasladar a otros espacios naturales más cercanos.

En este sentido, esa montaña viva a la que se refiere el título podría ser cualquier montaña de nuestro entorno, porque lo que preocupa a la autora es esa dimensión casi espiritual que nos une al ciclo evolutivo y a las diferentes gamas de energía que impulsan la vida en la Tierra.

Aunque Shepherd acredita un sobrado conocimiento de la fauna y la flora escocesas, lo que importa en este caso no es su destreza como observadora, sino el modo en que nos sumerge en los latidos de la naturaleza. Precisamente por eso, aunque el manuscrito original de la obra fue completado en 1944, uno puede leer hoy este libro sin reparar en su fecha de escritura.

De hecho, el texto de La montaña viva quedó oculto en el archivo de la autora, y sólo alcanzó cierta notoriedad mucho después, cuando en 1977 fue publicado por la Universidad de Aberdeen, en una edición limitada. Más tarde, gracias a otro escritor apasionado por los mismos asuntos, Robert Macfarlane, el público general comprendió finalmente la relevancia de un libro cuya belleza formal es comparable con la intensidad de su mensaje conservacionista.

Sinopsis

«Cuanto más leo La montaña viva, más me aporta. Puede que haya leído este libro diez o doce veces, y en cada una de ellas vuelvo a acercarme a él como Shepherd vuelve a acercarse a la montaña». Robert Macfarlane

Entre 1928 y 1933, Nan Shepherd escribió tres novelas magníficas, sus primeras tres novelas, que la hicieron famosa. Muy famosa. Entonces tenía apenas treinta años, pero la acogida de aquellos libros terminaría por llevar su efigie al billete de cinco libras del Royal Bank of Scotland.

Después de aquello, como una suerte de Salinger de las Highlands, pasó mucho tiempo sin poder o querer escribir. Nadie sabe muy bien qué ocurrió. Ella tampoco lo supo explicar. Se dedicó a caminar y a escalar montañas. Al cabo de más de una década escribió una obra sobre aquellos diez años que había pasado recorriendo cada rincón de la cordillera de los Cairngorms, una zona con clima polar en el norte de Escocia. Pero no la publicó, no. La dejó en un cajón durante casi medio siglo.

Hoy en día, La montaña viva se ha traducido a múltiples lenguas y está considerada una obra de culto, un clásico perdido entre las grietas del canon y un referente de la nature writing. Se trata de un volumen lleno de vida, muerte, cuerpo y tacto, mitad historia natural y mitad meditación filosófica, que recorre paisajes exteriores y gélidos, pero también otros interiores y espirituales.

Influenciada por el zen y el tao, Shepherd nos cuenta en este libro cómo aprendió a reconocer la manera en la que se relacionan la mente y la montaña; cómo aprendió a adentrarse entre picos y laderas sin objetivos ni asedios a la vista, como quien visita a una amiga.

Poco a poco, el tiempo se hizo otro y también su experiencia de la naturaleza. Probablemente nadie ha descrito la esencia de un paisaje como lo hizo ella, nadie ha captado de ese modo la belleza trascendente de una montaña y del mundo salvaje que la conforma.

Robert Macfarlane, uno de los grandes autores de la nature writing actual, reconoce en su prólogo que la lectura de este libro, simplemente, le cambió. A nosotros también, y sospechamos que a muchos lectores les ocurrirá lo mismo.

Anna (Nan) Shepherd nació en 1893 en la pequeña comunidad rural de Peterculter, al norte de Escocia, en la confluencia de los arroyos Crynoch Burn y Leuchar Burn. A pesar de sus orígenes humildes, se graduó en la Universidad de Aberdeen en 1915 y fue profesora de Literatura Inglesa durante las siguientes cuatro décadas. Pero también fue una jardinera entusiasta y una montañera incansable. Realizó multitud de viajes por Europa y África, pero siempre regresó a la casa donde nació, se crió y vivió casi toda su vida adulta.

Escribió tres novelas, The Quarry Wood (1928), The Weatherhouse (1930) y A Pass in the Grampians (1933), así como un poemario, In the Cairngorms (1934), y uno de los grandes libros de la nature writing anglosajona, La montaña viva. En Escocia se la considera una escritora de culto. Murió en 1981.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Errata Naturae. Reservados todos los derechos.

Thesauro Cultural

Hay un momento para echar la vista atrás, recordando las condiciones en que nosotros, la especie Homo sapiens, emprendimos nuestra andadura. Hay un momento para explicar lo que fuimos, en el plano científico y cultural, e imaginar lo que seremos, más pronto que tarde. Tú y yo. Ustedes que nos leen y los que escribimos a este lado de la pantalla. Hay, en fin, un momento para explicar el trabajo de los paleontólogos ‒los historiadores de la vida‒ y sumarlo al de tantos otros investigadores que comprueban cómo la cultura altera nuestro recorrido social y evolutivo. Sabios que rastrean las civilizaciones en que se escindió la humanidad. Expertos que nos hacen partícipes de creencias y costumbres, creaciones artísticas y avances tecnológicos. Entre todos, definen una sutil conexión que que nos mantiene unidos desde hace... ¿cuánto tiempo ya? ¿165.000 años? ¿315.000?

Quién sabe si ese interés por la naturaleza humana, en su increíble diversidad, es lo que te trajo hasta aquí. Ahora ya lo sabes: si nosotros hacemos cada día TheCult.es (Thesauro Cultural), es porque tú sientes esa curiosidad por los retos más desafiantes de la ciencia y la cultura. Quizá acabas de descubrir esta revista, buscando un dato que necesitas para la clase de mañana. O acaso usted ‒a quien le incomoda el tuteo‒ hace mucho que completó sus estudios, y nos sigue fielmente desde que nos asomamos a internet, allá por 2007.

¿Sabe lo que le digo? Queremos observar con usted ‒contigo‒ cada detalle del mundo que nos rodea. Queremos recorrer la historia de la biosfera y explorar las huellas más nobles que hemos dejado en el planeta: nuestra cultura científica, nuestro arte y nuestro legado intelectual.

launicaperfil

Social Profiles

Uso de las cookies

Si continúas con tu navegación sin modificar tus parámetros, aceptas la utilización de cookies o de tecnologías similares para acceder a los contenidos de esta web. Algunas cookies son necesarias para hacer accesible esta página web y su contenido. Otras cookies nos permiten analizar y medir las audiencias y el tráfico de la página web. Para más información, gestionar o modificar los parámetros, haz click aquí

Trestesauros500

  • B. S. Johnson y "Los desafortunados"
    Escrito por
    B. S. Johnson y "Los desafortunados" En El guión del siglo 21 hablé de la novela que publicó Bryan Stanley Johnson en 1969, The Unfortunates, al referirme a ejemplos de narrativa no lineal o hipertextual: “Un ejemplo literario de estructura en mosaico es la novela Los…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Alimentar al trol
    Alimentar al trol Nada más desesperante que una discusión empantanada. Pero cuando uno se dedica a la comunicación pública de la ciencia, cuyo objetivo es precisamente difundir y promover las ideas científicas entre el público general,…

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

  • Anthony Mann, el hombre del Oeste
    Escrito por
    Anthony Mann, el hombre del Oeste Aunque es considerado como un gran director, Anthony Mann siempre ha tenido esa apreciación de algo más que artesano que tiende un puente entre el estilo clásico (si es que esto se puede aplicar al…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • “Really” (1972), de J.J. Cale
    Escrito por
    “Really” (1972), de J.J. Cale A veces me pregunto qué habría hecho Eric Clapton sin J.J. Cale. No es por menospreciar a Clapton, cuyo legado con Cream, con John Mayall e incluso el de su propia carrera en solitario son inconmensurables, pero cuando Cale apareció en el mundo de…
  • En tiempos de Viteszlav Novák
    Escrito por
    En tiempos de Viteszlav Novák Como tantos europeos de su época, al eslovaco Viteszlav Novák le tocó asistir a su muerte y resurrección, repetidas y patéticas. Nació en el imperio bicéfalo, fue ciudadano de la República Checoeslovaca, súbdito del Tercer…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo