Grandiosa y dulce Francia

En Francia suele aludirse a su territorio continental como el Hexágono: una figura geométrica regular, simétrica, equilibrada, propia del país donde Descartes inventó el racionalismo moderno. En realidad lo inventó en Alemania pero él era francés. Más aún: su razón es universal.

En esto volvemos al Hexágono del que, en verdad, no hemos salido. Hay un rasgo de la cultura francesa que apunta a su potencialidad universal. Francia ha hecho La Revolución, proclamado Los Derechos Humanos, construido la Ciudad Capital de la Cultura Mundial, etcétera. Lo hizo con una douceur compatible con la grandeur. Ha sido grandiosa y dulce a la vez. Todos se lo agradecemos.

El Hexágono, con su plena simetría, distó de quedarse quieto. Se podría decir que desde la revolución de 1789 hasta la independencia de Argelia en 1962, Francia ha vivido, en parte larvada y en parte manifiesta, una guerra civil. Subieron y cayeron monarquías, imperios y repúblicas, se conquistaron y perdieron incontables colonias. El Hexágono obtuvo, debió abandonar y volvió a obtener piezas de su frontera. Y ahí sigue, continuadamente dulce aunque menos grandioso que nunca.

Estos rasgos han hecho de Francia una suerte de modelo histórico. Siempre ha habido una necesidad revolucionaria para cambiar la sociedad. La siguió una necesidad restauradora para reponer el orden. Siempre se han dado tensiones entre izquierdas y derechas. Siempre ha habido más democracia que república y menos liberalismo que democracia. En todo, la dulce y grandiosa ha jugado de madre y maestra europea.

Un ejemplo privilegiado ha sido su vínculo con España. me detengo en episodios recientes. La democracia francesa se opuso permanentemente a la dictadura de Franco y celebró la transición. Pero en ambos casos, apoyó al terrorismo etarra como movimiento de liberación de un pueblo pequeño oprimido por otro mayor, hasta que el presidente Mitterrand decidió darse cuenta de que la ETA no era libertadora ni cosa parecida sino simplemente terrorista.

En fechas flamantes, un conjunto de senadores franceses ha protestado por el proceso a los separatistas catalanes, recogiendo puntualmente sus argumentos y sin molestarse por averiguar qué podía decir sobre el tema el gobierno democrático español. Ha vuelto a funcionar el viejo argumento en que una maestra regañona censura a una alumna atrasada. Sin excepción, para la república paradigmática, España será una democracia minusválida, sospechada de vocación por la dictadura, el militarismo y el clericalismo. El Hexágono mira por encima de su muralla y sólo ve colonias por civilizar.

Afortunadamente, el gobierno del elegante y elocuente Monsieur Macron, junto con su partido, han puesto las cosas en su lugar. De todos modos, me pregunto qué habría dicho el Senado dulce y grandioso si las Cortes españolas hubieran tenido la faiblesse de simpatizar con los separatistas corsos. No olvidemos que, más allá y más acá del Hexágono hay una isla grandota y medio piamontesa donde nació Napoleón Bonaparte, a quienes sus compañeros del Liceo de Saint-Cyrr tomaban el pelo porque hablaba con un acento a medias italiano y quizás español.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

Uso de las cookies

Si continúas con tu navegación sin modificar tus parámetros, aceptas la utilización de cookies o de tecnologías similares para acceder a los contenidos de esta web. Algunas cookies son necesarias para hacer accesible esta página web y su contenido. Otras cookies nos permiten analizar y medir las audiencias y el tráfico de la página web. Para más información, gestionar o modificar los parámetros, haz click aquí

Trestesauros500

  • La incompletitud del registro fósil
    Escrito por
    La incompletitud del registro fósil Darwin se refirió a los vacíos del registro fósil, que no permiten documentar el paso gradual de una especie a otra, atribuyéndolos a una imperfección de dicho registro. De este modo solucionaba un embarazoso problema…
  • La identidad de Hitchcock
    Escrito por
    La identidad de Hitchcock Un tema obsesivo parece recorrer la primorosa telaraña de tensiones y juegos de manos que es la obra de Alfred Hitchcock: un hombre se ve metido en la identidad de otro y acaba siendo devorado…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • La Academia de Ociosos
    Escrito por
    La Academia de Ociosos Algunas reflexiones que leo, en estos días, sobre las redes sociales guardan cierta relación con las que provocó la aparición de los periódicos en el XVIII. Hay quienes los recibieron con interés, otros con extrañeza,…

Cartelera

Cine clásico

  • Cuentacuentos de cine
    Cuentacuentos de cine Parece que Hollywood ha encontrado un nuevo (viejo) filón en el folklore universal, que se ha desprendido del formato infantil made in Disney –aunque no por ello menos apasionante– para trasegar por senderos aparentemente más adultos. En marzo…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Billy Cobham: fusión de ritmos
    Escrito por
    Billy Cobham: fusión de ritmos Tras sus lejanos inicios en el quinteto de Horace Silver y después de consolidarse como batería en grabaciones de George Benson y Grover Washington Jr., Billy Cobham fue ganando prestigio en el ámbito del jazz…
  • La magia de Beniamino Gigli
    Escrito por
    La magia de Beniamino Gigli El de Recanati cantó Canio de Pagliacci por vez primera en 1934 para el disco; en escena lo debutó años después, en 1942 en Roma. Iniciada la sesentena es aún capaz su Canio de arrasar…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo