Denuesto y elogio de la formuleta

Los clásicos proponen distinguir entre retórica y dialéctica, dos categorías que habitualmente se confunden en los medios. La retórica es el arte de persuadir que, alcanzada cierta intensidad, se vuelve elocuencia. En cambio, la dialéctica es la técnica de demostrar, de probar y discurrir. El retórico no tiene que probar nada, le basta –nada menos– convencer y, si es posible, seducir. El dialéctico sí debe probar y demostrar. El arte se vale de la retórica. La ciencia, de la dialéctica.

Lo anterior es fácil de aplicar a la verba de los políticos. Tratan de ser seductores, convincentes y, si es posible, también elocuentes. Pero no dialécticos. En efecto, la velocidad de los mensajes, en los tiempos que corren, casa mal con cualquier demostración. Demostrar requiere tiempo, atención, desarrollo, datos y conclusiones. En las redes sociales, en los spots televisivos y en los boletines de noticias de la radio o el internet, no hay tiempo para ello.

Retórica y elocuencia divierten. Dialéctica aburre. Curiosamente, nos aburren los grandes problemas concretos de nuestra sociedad: envejecimiento, inestabilidad laboral, deuda pública, adaptación de las masas inmigratorias. Desde luego, los políticos prefieren el efecto y la velocidad, no la lección.

¿Son estas preferencias unos defectos de la condición política? ¿Son falaces los políticos porque tratan de seducir con promesas difíciles o imposibles de cumplir? Estos cuestionamientos están en el folclore antipolítico de nuestra época y, tal vez, en el de todas las épocas en que hubo política en el sentido de discusión pública de los problemas públicos. Y si se trata de programas partidarios, no está mal prometer aun a sabiendas de que toda promesa es aleatoria.

Cualquier programa es forzosamente maximalista y abstracto. Se promete lo máximo porque siempre habrá tiempo para desinflar y materializar. Y se prometer en abstracto porque ningún político puede profetizar con cuáles circunstancias habrá de lidiar. Debe hacer abstracción, poner entre paréntesis o en nota a pie de página, toda suerte de circunstancias. Si prometo combatir la inflación y reducirla al X por ciento, no puedo saber si el precio del petróleo se habrá de hundir o subir como la espuma. En este segundo caso, mi cálculo se frustrará en la realidad económica concreta y no porque mi promesa haya sido falaz sino porque así son las cosas de lo que hay. Las cosas de lo que hay son la materia de la política. Veloces y elocuentes, los políticos se han vuelto efímeros como los frágiles mensajes sociales de hoy: pestañeos, titilaciones, temblores luminosos de una pantalla electrónica. Son retóricos, un entretejido de formuletas. La dialéctica está en otra parte, acaso bien custodiada. No es inaccesible pero requiere quietud y apaciguamiento. Le pertenecen los aspectos difíciles y tal vez insolubles de nuestra condición.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

Más en esta categoría: « El don de la muerte

Uso de las cookies

Si continúas con tu navegación sin modificar tus parámetros, aceptas la utilización de cookies o de tecnologías similares para acceder a los contenidos de esta web. Algunas cookies son necesarias para hacer accesible esta página web y su contenido. Otras cookies nos permiten analizar y medir las audiencias y el tráfico de la página web. Para más información, gestionar o modificar los parámetros, haz click aquí

Trestesauros500

  • ¿Quién escribió "Instantes"?
    Escrito por
    ¿Quién escribió "Instantes"? Al final de la entrada Instantes, de Jorge Luis Borges dije: El poema Instantes esconde más misterios, que puedes descubrir si lees el divertidísimo artículo de Iván Almeida. Allí descubrirás también al que, muy probablemente, es el verdadero autor…
  • Lo auténticamente falso
    Escrito por
    Lo auténticamente falso Las falsificaciones e imitaciones suelen conmover las más lucidas tardes en las salas de remate y anticuarios. La diferencia de precio entre lo auténtico y lo inauténtico es enorme y, en ocasiones, difícil de establecer.…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Belleza y verdad
    Belleza y verdad «Belleza» y «verdad» son palabras que atraen poderosamente nuestra atención, pero no son fáciles de definir. El concepto de belleza posee una fuerte carga subjetiva; no todos coincidiremos en nuestra apreciación de la…

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

  • Crítica: "Vengadores: Endgame" (Anthony y Joe Russo, 2019)
    Escrito por
    Crítica: "Vengadores: Endgame" (Anthony y Joe Russo, 2019) Formulada como un evento comercial con escasos precedentes, esta película logra sus objetivos a base de intuición, sagacidad y sentido del espectáculo. Así, tras once años construyendo un universo, Vengadores: Endgame puede considerarse libre de…
  • Crítica: "La Llorona" (Michael Chaves, 2019)
    Escrito por
    Crítica: "La Llorona" (Michael Chaves, 2019) El “universo cinematográfico compartido” más exitoso después de Marvel, el llamado “universo Warren”, regresa una vez más con una película de presupuesto modesto pero buena acogida entre la chavalería. Marvel/Disney recauda mucho más dinero con…

Cine clásico

  • Enseñando el género
    Escrito por
    Enseñando el género El ser humano pasará a la Historia natural como el más dañino de los organismos, capaz de destruir, contaminar y pervertir todo lo que toca. Por suerte, le queda una cosa positiva que se llama…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

  • Gamera y otras tortugas de cine
    Escrito por
    Gamera y otras tortugas de cine Los quelonios  son reptiles con coraza. Son vertebrados que ponen huevos, poseen respiración pulmonar, lucen piel escamosa y que han de adaptar la temperatura de su organismo a la del ambiente. A diferencia de otros…

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Reinecke, la serenidad
    Escrito por
    Reinecke, la serenidad Un par de augurios recibió en su juventud Carl Reinecke que, podemos imaginarlo, apuntalaron su biografía de compositor. Uno fue Mendelssohn, quien revisó, benevolente, sus pinitos para piano de adolescencia. Otro fue Schumann, encantado con…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo