El poder del pensamiento evolutivo

El poder del pensamiento evolutivo Imagen superior: Jorunn D. Newth, CC

Aunque lo más conocido de la ciencia suelen ser los nombres de científicos famosos (Newton, Einstein, Galileo y Darwin, entre muchos otros), en realidad en ciencia lo que importa no son los personajes, sino las ideas.

Y es precisamente una idea la que hizo famoso a Charles Darwin: la bautizó como “selección natural”, y formó parte del largo título de su libro Sobre el origen de las especies por medio de la selección natural, o la preservación de las razas favorecidas en la lucha por la existencia, publicado hace 150 años (no 200, como tontamente se dijo en este espacio el mes pasado).

El concepto de selección natural revolucionó a la biología porque permitió entender un proceso fundamental de la vida, su evolución. Explica, mediante un mecanismo simple (relativamente hablando) y natural (haciendo así obsoletas las explicaciones sobrenaturales), cómo es que los organismos vivos —o, más bien, las especies— surgen, cambian y se adaptan a los ambientes en que viven.

Pero la utilidad de la gran idea de Darwin no se restringe a la biología. Ha resultado tremendamente fructífera en áreas muy distintas. Y es que la principal virtud del mecanismo darwiniano es ser capaz de producir buenos diseños.

Los organismos parecen haber sido “diseñados” para funcionar bien en su ambiente, igual que una herramienta se diseña para cumplir su función. La diferencia es que para obtener los diseños evolutivos no ha sido necesaria ninguna inteligencia: sólo el mecanismo ciego de la selección natural, que favorece la supervivencia y reproducción de las variantes mejor adaptadas que aparecen, casualmente, debido a pequeñas imperfecciones en los procesos de la herencia.

¿Qué pasará si aplicamos la misma idea en otros campos? ¿Si, por ejemplo, en vez de diseñar trabajosamente un fármaco para que —tal vez— combata alguna enfermedad, simplemente hacemos variantes al azar de una molécula prometedora, probamos su efectividad y escogemos la mejor, luego hacemos variantes al azar de ésta, y repetimos el ciclo varias veces? La “química darwiniana”, como se le conoce, ya ha comenzado a producir mejores fármacos con menos gasto y esfuerzo.

La computación es otro campo que se ha beneficiado del enfoque darwiniano: hoy muchos programas no se diseñan en detalle, sino que se dejan evolucionar, produciendo copias “mutantes” y seleccionando las que cumplen su función más eficazmente.

Y sabemos también que las ideas evolucionan: nacen, se reproducen, compiten, se adaptan… En última instancia, la totalidad de la cultura forma parte del mundo darwiniano. La idea de Darwin resulta ser tan poderosa que no deja de sorprendernos.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura. Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

logolacienciaysusalrededore

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

Uso de las cookies

Si continúas con tu navegación sin modificar tus parámetros, aceptas la utilización de cookies o de tecnologías similares para acceder a los contenidos de esta web. Algunas cookies son necesarias para hacer accesible esta página web y su contenido. Otras cookies nos permiten analizar y medir las audiencias y el tráfico de la página web. Para más información, gestionar o modificar los parámetros, haz click aquí

Trestesauros500

  • Cómo trabajar tomando copas
    Escrito por
    Cómo trabajar tomando copas En este segundo programa de Una cita con las musas, en Madrid con los cincos sentidos (Radio M21), José Luis Casado y yo hablamos de cómo vencer los primeros bloqueos y cómo llega a trabajar…
  • Tardor
    Escrito por
    Tardor Cuando Madrid cambia de olores, el otoño ha llegado. Gasolina quemada y polvo de obras públicas, los secos aromas del verano, dejan paso a la leña ardiente y las asaduras de los castañeros. Sobre el…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • El retorno de los brujos
    Escrito por
    El retorno de los brujos 1960. Francia. Jacques Bergier, ingeniero químico reconvertido en escritor, nacionalizado francés pero de origen ucraniano, publica junto a Louis Pauwels, periodista y escritor de tendencias místicas, Le matin des magiciens, traducido en España como El…

Cartelera

Cine clásico

  • El Pato Donald: biografía no autorizada
    Escrito por
    El Pato Donald: biografía no autorizada Comenzaré por mencionar lo que es de dominio público, y forma eso que, de forma grandilocuente, llamamos el imaginario colectivo. Me refiero a todo aquello que nos sugiere este personaje gruñón y entrañable: aventuras sin…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

  • "R.U.R." (1921), de Karel Čapek
    "R.U.R." (1921), de Karel Čapek Durante siglos el hombre de ficción ha fabricado criaturas de lo más diverso, desde la estatua de Pigmalión al Golem pasando por Pinocho. Pero nunca había existido preocupación alguna por diferenciar entre seres mágicos o…

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Ese músico llamado Verdi
    Escrito por
    Ese músico llamado Verdi Giuseppe Fortunino Francesco Verdi, el más italiano de los compositores, nació francés en Le Roncole, porque esta pequeña localidad era entonces un departamento napoleónico, el 10 de octubre de 1813 a las nueve horas de…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • El falso pulgar del panda
    Escrito por
    El falso pulgar del panda No es exactamente un dedo, pero da a los pandas capacidad prensil para coger las ramas de bambú de las que se alimentan. Un equipo internacional de paleontólogos estudió en 2015 el origen del ‘falso…

etimologia

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo