Madrid rojo y azul

Quienes somos nativos de alguna ciudad capital y nos hemos criado en una de ellas, sabemos que existe un mito capitalino fundado en la chirriante dualidad de amor y odio por parte del resto del país. Las capitales son codiciadas y detestadas por las provincias, según ocurre con los sentimientos profundos. Los provincianos sienten repeluz por la capital, una ciudad normalmente llena de provincianos. En cualquier caso, la lejanía, como envidia o nostalgia, siempre resulta indispensable para la idealización.

Madrid no escapa a esta fuerte estampa del imaginario urbano. El historiador Fernando Castillo se ha ahincado en investigarlo y así lo estrecha en su más reciente texto: Los años de Madridgrado (Fórcola, Madrid, 2016). Para ello ha fatigado, con auténtica vocación mnemónica, bibliotecas, hemerotecas, librerías de nuevo y de viejo, salvando del olvido a una cantidad de firmas que, aunque nada memorables como literatura, han dejado elocuentes jirones de las creencias que animaron y desgarraron la historia española del siglo XX. Y, de paso, la historia de una Europa bélicamente dispuesta a enfrentar a Berlín con Moscú sin pasar por Ginebra. Desde luego, la cosecha textual cambia a veces de calidad cuando escriben Foxá, Fernández Flórez, González Ruano o Giménez Caballero.

Los anos de Madridgrado

La tensión antimadrileña proviene de cierta ideología reaccionaria que defiende, desde principios de la centuria y hasta con un aparato político como el Partido Agrario, una imagen de la identidad española genuina ligada a lo rural, lo inmemorial, lo tradicional e idéntico a sí mismo. Lo intemporal y lo mítico. Frente a ella, la ciudad en constante desarrollo y agregación de multitudes amorfas y oscuras, es la deplorable España inauténtica: liberal, masónica, comunista, socialista, anarquista, viciosa, pecadora, barriobajera, hortera, sucia y vulgar. Lo ocurrido después arraiga, como demuestra Castillo, en esta ideología antimoderna, sólo que en la guerra provista de armamento supermoderno.

El mito se hizo carne y habitó entre nosotros, es decir en la historia. Así, Madrid se transforma en la ciudad republicana, la ciudad resistente y asediada, la ciudad recuperada por los salvadores de España, la ciudad regenerada por los reconstructores de la patria en peligro de muerte. Pero siempre quedará, acechando en la penumbra del tiempo, ese Madridgrado de una Villa y Corte enrojecida, cubierta de carteles bolcheviques, con la Puerta de Alcalá vestida por los retratos de los próceres marxistas, constantes desfiles de milicianos por la Gran Vía, los cines llenos de películas soviéticas y –todo hay que decirlo– con las terrazas, los organillos y los botijos de toda la vida.

Castillo se abre paso por una selva de densa información, provisto de los instrumentos de un experto explorador. De tal manera, pasamos del Madrid negro de la leyenda igualmente negra del agrarismo, al Madrid rojo de la república y la guerra al Madrid azul de la dictadura franquista. Gracias a semejante viaje, podemos apreciar cómo una ciudad es unas cuantas ciudades y hasta qué punto es una ciudad tangible y otra, imaginaria, ambas igualmente reales, como la vida misma. Cabe añadir que el lector verá facilitada su tarea con una bibliografía muy cumplida y, en especial, un onomástico donde los habitantes del mito y de la historia se codean, con amor y con odio, en el escenario del tiempo.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

Uso de las cookies

Si continúas con tu navegación sin modificar tus parámetros, aceptas la utilización de cookies o de tecnologías similares para acceder a los contenidos de esta web. Algunas cookies son necesarias para hacer accesible esta página web y su contenido. Otras cookies nos permiten analizar y medir las audiencias y el tráfico de la página web. Para más información, gestionar o modificar los parámetros, haz click aquí

Trestesauros500

  • Poe de ida y vuelta
    Escrito por
    Poe de ida y vuelta Poe fue el primer impacto de la literatura americana en Europa. Ya se conocían y se frecuentaban algunos escritores de ultramar en los viejos parapetos. Fenimore Cooper, por ejemplo. Pero América letrada dejó de ser…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • El hacker y la mujer biónica
    Escrito por
    El hacker y la mujer biónica Para convencerse de que un avance es verosímil, basta con asomarse a la ciencia-ficción y llenar la mente con sus predicciones. En este sentido, esa mirada hacia el futuro es también la última…

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

  • Por bueno que sea, todo mejora con tentáculos
    Escrito por
    Por bueno que sea, todo mejora con tentáculos Los tentáculos nos siguen fascinando. ¿Por qué? Depende la persona a la que se pregunte, eso es parte de su encanto. Para algunos, simplemente son cosas repulsivas, para otros un manjar delicioso. Enigmáticos, feos, bonitos,…

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Rossini eclesiástico
    Escrito por
    Rossini eclesiástico Es sabido que la música de iglesia atareó a Rossini desde su más tierna edad hasta su último esplendor compositivo: en 1808, en su época estudiantil en Bolonia, ya le vemos autor de una Misa…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo