Uso de las cookies
Si continúas con tu navegación sin modificar tus parámetros, aceptas la utilización de cookies o de tecnologías similares para acceder a los contenidos de esta web. Para más información, gestionar o modificar los parámetros, haz click aquí

Trestesauros500

Como muchos de ustedes, aún jugaba con plastilina la primera vez que vi esta película. No es muy habitual, pero esta es una de esas producciones que mantienen intacto su atractivo tanto si la ve un niño como si la ve un anciano. ¿El motivo? Digamos que es una perfecta combinación de humor negro, misterio, comedia loca y romance, con un ritmo tan preciso como un chasqueo de dedos.

Roger Thornhill (Cary Grant), director de una compañía de publicidad, está tomando unas copas con unos clientes en un bar, cuando es confundido con otra persona. En el momento en que pretende deshacer el equívoco es secuestrado y conducido a una lejana mansión, donde le advierten que deje de fingir y colabore con las propuestas del señor Vandam. Ante su negativa, es abandonado por sus secuestradores en un coche sin frenos y embriagado de alcohol.



Lo mejor de Tú y yo (An Affair to Remember, 1957) no es que Cary Grant y Deborah Kerr dejaran en ella espléndidas interpretaciones. O que Leo McCarey fuera capaz de mejorar, en este remake, su película de 1939. En absoluto. Lo mejor está en esa cualidad casi indefinible que convierte esta cinta en un romance mágico e imperecedero, y por supuesto, en la bellísima lección de cine que lleva adosada.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo