Uso de las cookies

Si continúas con tu navegación sin modificar tus parámetros, aceptas la utilización de cookies o de tecnologías similares para acceder a los contenidos de esta web. Algunas cookies son necesarias para hacer accesible esta página web y su contenido. Otras cookies nos permiten analizar y medir las audiencias y el tráfico de la página web. Para más información, gestionar o modificar los parámetros, haz click aquí

Trestesauros500

Parece que sucedió hace poco, pero ya han pasado casi veinte años desde que todo el planeta se estremeció con la espantosa tragedia del naufragio del submarino ruso Kursk. Una lenta agonía con varios intentos de rescate fallidos, que acabaron de la peor manera, sin un solo superviviente bajo las gélidas aguas del mar de Barents.

Los cinéfilos veteranos seguramente lo recuerdan. Ocurrió en diciembre de 1984. El público quería ir a ver una space opera al estilo Star Wars. "¿Dune? Suena divertido", se dijeron al comprar la entrada. Solo que, a los diez minutos de proyección, cayeron en la cuenta que no lo era. No era un espectáculo divertido, y lo que es peor, aquel largometraje resultaba incomprensible para el público medio, ajeno a las sutilezas y a la densidad filosófica de la novela en la que se basaba el film.



En 1985 a la edad de 43 años, Jean–Dominique Bauby, carismático redactor jefe de la revista francesa Elle, sufrió una masiva embolia.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo