Uso de las cookies
Si continúas con tu navegación sin modificar tus parámetros, aceptas la utilización de cookies o de tecnologías similares para acceder a los contenidos de esta web. Para más información, gestionar o modificar los parámetros, haz click aquí

Trestesauros500

El de los superhéroes es un género bastardo: toma elementos propios de la mitología clásica, del relato de aventuras, de la fantasía, la ciencia-ficción y el folletín y los adereza, según los casos, con gotas de humor, terror o intriga para crear algo diferente que absorbe y participa de todo lo anterior ajustándolo a sus propios objetivos y esquemas. Es un género versátil, con infinidad de variantes y abundante en obras de interés. Y aunque en su gran mayoría no pueden ser calificados como ciencia ficción pura, sí hay algunos títulos vinculados con los superhéroes que tienen cabida dentro de este espacio. Uno de ellos está relacionado nada menos que con el primer y más grande superhéroe: Superman.

Action Comics: 80 años de Superman

 Ahora que Hollywood ha descubierto una mina de oro en el cine de superhéroes, va siendo hora de que los recién llegados a este subgénero sepan que la historia de este último es casi centenaria. Y qué mejor moda de evidenciarlo que a través del superhombre por excelencia: ese kryptoniano valeroso y casi inmortal creado por Jerry Siegel y Joe Shuster el 18 de abril de 1938.

Las Asombrosas Aventuras de Kavalier y Clay, de Michael Chabon. Mondadori. Barcelona. Abril 2002. Título original: The amazing adventures of Kavalier and Clay (2000). Traducción: Javier Calvo Perales. 608 páginas.

La boda de Superman

¿Deben casarse los superhéroes? ¿Pueden aceptar las convenciones sociales del matrimonio cuando lo suyo es lucir un vistoso uniforme elástico y acreditar que no han perdido ni un ápice de sus poderes? Si esas preguntas han generado complicados debates, imaginen lo que ocurrió cuando en 1996 DC Comics optó por llevar al altar al primer representante de esa estirpe: el mismísimo Superman.

No es mucho lo que un viejo lector de tebeos le pide a una película de estas características.  Si lo pensamos bien, el problema ‒para quien quiera verlo‒ es que hemos convertido el subgénero de los superhéroes en algo que sólo llegó a ser raramente: algo profundo y tirando a serio, con una gravitas desproporcionada.

Pura maldad: Lex Luthor

Con su terrible causticidad y su prodigioso cerebro, Lex Luthor ha ido consolidándose como el villano ideal: ese malvado cuya sola presencia convierte a un tebeo en una fiesta para el lector.

La perpetua juventud

Pertenezco a la época de quienes nos educamos a partir de la historieta. A cierta altura de la vida, nos hemos sorprendido, tras habernos habituado, a la perpetua juventud de sus héroes. Les resulta imposible envejecer, siquiera madurar.

Un repaso de los títulos de la línea Otros Mundos dibuja una topografía que nos conduce al pasado y al futuro, y que remite a ese escenario donde los superhéroes son tratados como parte de una mitología flexible, enriquecida con aportes del cine y la literatura.

Para refrescar la memoria de los amantes del cómic de superhéroes clásico, les diré que esta obra de Alex Ross y Paul Dini es de una belleza abrumadora, tanto por la sensibilidad de su guión ‒forzosamente breve‒ como por su vigor artístico a la hora de rendir tributo al panteón DC.

Para que un superhéroe continúe existiendo en el imaginario colectivo, de cuando en cuando debe renacer con los rasgos, las inquietudes y los deseos que le adjudica cada nueva generación de lectores.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo